Campo de Criptana


“En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo; y, así como don Quijote los vio, dijo a su escudero:
– La aventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que aceráramos a desear; porque ¿ves allí amigo Sancho Panza, donde se descubren 30 o poco más, desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla y quitarle a todos las vidas (…)
– ¿Qué gigantes? –dijo Sancho Panza
– Aquellos que allí ves –respondió su amo- de los brazos largos; que los suelen tener algunos de casi dos leguas.
– Mire vuestra merced –respondió Sancho- que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.
– Bien parece –respondió don Quijote- que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes, y, si tienes miedo, quítate de ahí (…)
 Y diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces de su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna era molinos de viento y no gigantes, aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran (…)”

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.
Capítulo VIII

Campo de Criptana. 

El paisaje tradicional de La Mancha ha cambiado desde que Cervantes escribiera El Quijote allá por el siglo XVI. Don Quijote y su escudero Sancho Panza visitan en su peripecia por los campos castellanos sobre todo ventas, en una de las cuales, la de Puerto Lápice por ejemplo es ordenado caballero o la venta Nueva, en el puerto de Montizón, en las que el hidalgo y su escudero vivieron algunas de sus más famosas aventuras. Pero el pasaje de la novela más recordado y famoso de todos es el de la batalla de Don Quijote con “sus gigantes” en el capítulo VIII. Según algunos historiadores este enclave corresponde en la actualidad con la “Colina de los molinos” en Campo de Criptana. Como ocurre con las ventas, las que no están en ruinas son un reclamo turístico, estos molinos se han convertido en lo mismo, en un reclamo turístico más. No obstante, no por ello han perdido parte de su magia novelesca y es inevitable olvidarse cuando uno se va acercando a Campo de Criptana y asoma la mirada por la ventanilla lo allí acontecido en la obra de Cervantes. Los hemos visto y nos lo han relatado tantas veces de pequeño en la escuela que una vez que uno se encuentra en el lugar la sensación que produce es que todo fue real y que existió un tal hidalgo don Quijote que se abatió en batalla contra dicho molinos.

campo_de_criptana.jpg

Colina de los Molinos, Campo de Criptana

Campo de Criptana se encuentra a escasos aprox. 6 km. de Alcázar de San Juan. Para llegar a Campo de Criptana lo podemos hacer bien en coche o trasporte público (bus o tren). En el caso del bus, la estación de autobuses como tal es la parada principal que se encuentra en el centro histórico de la ciudad. Existe numerosas combinaciones de buses entre Campo de Criptana y los alrededores: Alcázar, Ciudad Real… pero es conveniente tener a mano en plan de horarios ya que no suelen haber combinaciones a partir de cierta hora no muy tarde (de lunes a viernes el último bus de Campo de Criptana a Alcázar de San Juan es a la 19h.). El precio del billete es de 1.20€. Si optamos por el tren, es una buena opción para después de comer ya que no hay buses de Alcázar de San Juan a Campo de Criptana entre las 14.30 y las 17.30. El tren parte a las 16.05. Yo os recomiendo que compréis solo ida puesto que la estación de trenes está en una zona industrial sin núcleo poblacional alrededor lo que recomienda volvernos a nuestro punto de partida mejor en bus, sino hay otra opción es recomendable de que si es ya de noche tomar un taxi que nos deje en la misma estación.

braza_gigantes.jpg

La visita por Campo de Criptana lo constituye fundamentalmente la Colina de los Molinos, lugar donde los historiadores sitúan el lugar geográfico de la famosa batalla de Don Quijote y los molinos en el Capítulo VIII. Para visitar dicho lugar os recomiendo partir de la plaza junto a la Iglesia por una calle en pendiente ascendente en busca de la “fuente del moco”. Una vez nos encontremos con esta antigua fuente que abastecía a la población, hoy no, nos encontraremos con unas escalinatas y calles de calzadas de piedras que nos llevarán hasta la Colina de los Molinos. Este lugar de recónditas calles y casas de color blancas y azules nos hará remontarnos en el tiempo a tiempos quijotescos e incluso no muy lejanos, principio de siglo, que nada tiene que ver con el resto de calles asfaltadas. Desde el mirador de la Cueva de la paz tendremos una bonita vista de la campiña castellana y de la colina de los molinos y nos encontraremos con el primero de los molino uno de los más bonitos por encontrase junto a un mirador y rodeado de típicas casas manchegas. De aquí, callejeando unos metros se llega a la “Colina de los Molinos” un lugar perfecto y mágico para esperar al ocaso y dar por concluida nuestra visita mientras perdemos la vista en el horizonte rodeado de los famosos gigantes de don Quijote.

molino_criptana04.jpg

————————————- 

Para saber más:

Más fotografías de Campo de Criptana

Turismo Campo de Criptana

Horario bus a Campo de Criptana

Callejero Campo de Criptana

Horario RENFE Alcázar – Campo de Criptana

Anuncios

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s