Córdoba, ciudad de encuentro


La Puerta de Almodóvar es la mejor forma de iniciar una ruta turística por la antigua ciudad Califal. Junto a la majestuosa puerta en uno de sus laterales hay un pequeño monolito que nos recuerda que entramos en un centro histórico Patrimonio de la Humanidad (1984) Ello se palpa nada más cruzar la Puerta de Almodóvar que da acceso a la Judería. A unos pasos una pequeña calle se abre a la derecha (C/ de los Judíos) y nos adentramos salvando varios siglos de distancia en la antigua ciudad omeya de Córdoba. En el año 1000 la ciudad rivalizaba en importancia con la gran Constantinopla (la actual Estambul), fe de ello era sus calles pavimentadas e iluminadas (hechos único en la península) y sus cerca de 450.000 habitantes solo superada por Constantinopla con 500.000 habitantes (León, la capital cristiana peninsular apenas llegaba a los 15.000 habitantes).

dsc01707-_1.jpg

Si seguimos por la C/de los Judíos nos encontraremos con la sinagoga (entrada gratuita). La de Córdoba es la única en Andalucía que se ha conservado tras la expulsión de los judíos en 1492. Como ocurriera con la Mezquita (paso a ser Catedral)  la sinagoga se convirtió en ermita y hospital de hidrófobos. La yesería de sus paredes estuvieron oculta varios siglos hasta que en el año 1884 se redescubrieran cuando parte del templo se vino abajo. La de Córdoba es junto a las dos sinagogas de Toledo, las únicas que se conservan de antes de La Reconquista.

 Callejeando por sus sinuosas y laberínticas calles del centro es fácil evadirse imaginando como sería esas mismas calles siglos atrás. Destacando sobre todas ellas dos calles: la del pañuelo que tiene la anchura de un pañuelo desplegado y el callejón de las flores (la más turística de todas).

Entrar al patio de La Mezquita de Córdoba desconcierta un poco, hoy no hay palmeras como las hubo en época omeya, sino naranjos y olivos que perfuman las suntuosas puertas del oratorio, es el Patio de los Naranjos al que se accede por la Puerta del Perdón, de estilo mudéjar. Tras la reconquista se decidió talar la totalidad de las palmeras y plantar naranjos y olivos. La Mezquita de Córdoba fue la tercera más grande del mundo (después de Casablanca y La Meca), la puerta de Las Palmas da acceso a un bosque de 850 columnas en el que se asientan 375 arcos bicolores. No todas las columnas poseen la misma altura aunque techo y arcos si esté a la misma altura (la línea de construcción fue el techo y no el suelo). Ello se comprueba en la primera de las salas donde se observa como las columnas descansan sobre un suelo más bajo que el resto. La Mezquita es el monumento más solemne del mundo islámico en Occidente, despertó la imaginación de los viajeros románticos del XIX, que creían ver en ella la metáfora de un bosque de palmeras orientales. Seguramente, eso pretendió Abderramán I al edificar el primer oratorio a mediados del siglo VIII. Su descendiente, el gran califa Abderramán III, ordenó erigir el alminar. Su hijo, al-Hakam II, amplió la mezquita doce tramos más sin saber que, pocos siglos después, los enemigos cristianos plantarían en mitad de su lugar más sagrado una catedral. Pero el lugar más sagrado de La Mezquita es el mihrab o nicho al que se dirigen las oraciones, que curiosamente no está orientado a La Meca (sino más bien a Damasco, la ciudad natal de Abderramán)  Como lugar sagrado es la zona de mayor valor decorativo.

dsc01735-_2.jpg

Por dentro, la luz se vuelve sombra y la claridad, palidez. El caminante escucha sus pasos entre el frío mármol mientras observa con ansia las arcadas que se levantan a su vista. Un divertido juego es descubrir las marcas de los canteros en pilares y capiteles para identificar lo que luego debían de cobrar. Hay marcas curiosas, enigmáticas y divertidas. Las dovelas rojas (de ladrillo) y blancas remarcan la profundidad del templo, mientras las 850 columnas parece evocar a un oasis en pleno Damasco.

El Alcázar de los Reyes Cristianos está próximo a la mezquita. Este edificio de carácter militar fue en su tiempo sede de la Inquisición y años antes, estancia real de los Reyes Católicos. Cristóbal Colón recorrió estos mismos jardines en búsqueda de fondos para su aventura marítima de 1492 y fue centro de operaciones de la Reconquista de granada. Y para terminar que mejor lugar que el Puente Romano esperando un nuevo atardecer único una vez más.

contraluz_mezquita00.jpg

Redacción & Fotografías: José Manuel Oneto
Fuentes: NG Viajar, wikipedia

Anuncios

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s