Monumentos Naturales de Cádiz


Abrimos un nuevo post temático de  los Monumentos Naturales de Cádiz. Bicheando por la web de la Consejería de Medio Ambiente encontramos sin mucha dificultad el índice de lugares de la geografía andaluza protegidas bajo la figura de Monumento Natural. Esta figura de protección se otorgan a espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de especial protección. En la provincia de Cádiz está declarado como Monumento Natural cuatro espacios de singular belleza paisajística y muy ligada a distintos tiempos histórico de la provincia: viajando por la costa la luz de norte a sur nos encontramos primeramente con el Monumento Natural  Corrales de Rota, seguidamente en las proximidades del castillo de Sancti Petri el Monumento Natural la Punta del Boquerón, más al sur el Monumento Natural  Tómbolo de Trafalgar y por último y el más espectacular el Monumento Natural Duna de Bolonia.

Monumento Natural Corrales de Rota.

Estos 4 monumentos naturales están muy liagado a la propia historia de la provincia de Cádiz. En el caso de los Corrales de Rota las fuentes no se ponen de acuerdo: de herencia romana o árabe los muretes de los corrales  de 1,5 m,  construidas artificialmente en la zona que queda al descubierto durante la bajamar se inunda en la pleamar llenándose de peces, moluscos y crustáceos que con la bajamar quedan atrapados en su interior por efecto de la barricada, circunstancia que aprovechan los pescadores para hacer sus capturas. Este arte de pesca utilizando muretes artificiales fue destruida parcialmente durante el maremoto posterior al Terremoto de Lisboa de 1755. Años después los pescadores de la zona fueron reconstruyendo los muretes afectados por la gran ola  para seguir viviendo de ellos hasta no hace muchos años. A parte de su valor histórico y cultural, tiene gran interés ecológico al albergar una gran diversidad de especies tanto animales como vegetales.

corral_rota01.jpg

Corral de Rota, fotografía wikipedia.

Monumento Natural Punta del Boquerón.

En San Fernando al final de la carretera de la playa de Camposoto nos encontramos con el inicio del sendero de la Punta del Boquerón. Incluida en el Parque Natural de la Bahía de Cádiz, forma parte de un intrincado sistema resultado de la sedimentación fluvial en el estuario del río Guadalete y de la acción del mar y de los vientos. Con forma de flecha arenosa característica del litoral suratlántico, en su entorno encuentra refugio una rica variedad de especies vegetales y animales. Bunkers y baterías militares conviven semienterradas con cigüeñuela, garza real y flamencos. Durante le Guerra Civil Española se construyeron muchos bunkers a lo largo de la costa de Cádiz. En esta zona de playa aún “resisten” dos de ellos aunque su deterioro avanza a pasos agigantados debido a que las mareas no paran de extraer las arenas de su base.  Así, en la zona Este de su perímetro se encuentra una antigua instalación militar llamada Batería de Urrutia, al tiempo que frente a sus costas, en un islote cercano, se alza el Castillo de Sancti-Petri, ambos reconocidos Bien de Interés Cultural.

boqueron02.jpg

Punta del Boquerón, bunker.

Monumento Natural Tómbolo de Trafalgar.

Entre Barbate y Zahora se encuentra declarado el Monumento Natural Tómbolo de Trafalgar. Frente a sus costa se vivió otro momento histórico: La Batalla de Trafalgar. Junto a la base del faro, en pleno cabo Trafalgar, existen varios yacimientos arqueológicos, entre ellos una factoría romana de salazón y un asentamiento musulmán.

Monumento Natural Duna de Bolonia.

El último de los monumentos naturales de la provincia de Cádiz es el más espectacular de ellos: la duna de Bolonia. Ya desde la carretera que da acceso a la playa de Bolonia se ve en el horizonte una gran duda que destaca sobre el verde de las copas de pinos piñoneros que rodean a la duna. Es el monumento natural más bello pero el más masificado de todos, lo que hace perder parte del encanto por estar en un lugar virgen y único, sensación que sí se tiene por ejemplo en la Punta del Boquerón en cualquier época del año. Tras disfrutar de una bonita subida a la cima de la duna se tiene la tentación de adentrarse en el mar verde que constituye el pinar anexo a la duna. Si optamos por ello tras cruzar una carretera y uno nuevo pinar llegaremos a una calita salvaje en zona militar pero de acceso permitido. Una calita única muy poca masificada, la única opción de llegar es a pie,  entre las playas masificadas de Bolonia y la playa de los Alemanes. La duna de Bolonia posee también historia ligada a su entorno, ello lo constituye los restos de la ciudad romana de Baelo Claudia famosa en el Imperio por su factoría de salazón.

bolonia01.jpg

bolonia02.jpg

Duna de Bolonia

Redacción: José Manuel Oneto Fuentes: Wikipedia, Consejería de Medio Ambiente Fotografía: José Manuel Oneto

Anuncios

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s