Monasterio de Nuestra Señora de la Defensión


Monasterio de la Cartuja de Jerez de la Frontera.

La Cartuja de Jerez de la Frontera no se llevará tanto flashes como la Catedral de Cádiz, el toro de Osborne o la plaza de toros de El Puerto Santa María (iconos de nuestra provincia) pero es considerada el edificio religioso de mayor valor artístico de la provincia. Aunque puede parecer un tópico, desde que se entra en el parking pareces ser impregnado por ese aire de tranquilidad y de paz que sólo se respira en los monasterios de clausuras. Esa sensación se acentúa aún más cuando cruzas la portada principal y te diriges por el patio hacia la fachada de la Iglesia del monasterio. Apuesto a que todo es psicológico pero es curioso como una simple “llamada pérdida” al móvil o hablar por teléfono es tan incómodo como cuando esto mismo te ocurre en la biblioteca o en el cine… pero con la peculiaridad de que en el patio exterior del monasterio sólo estás tú, y dos cámaras de seguridad.

La idea de fundar una Cartuja en Jerez de la Frontera fue del caballero jerezano Álvaro Obertos de Valeto, que siendo soltero y sin hijo, pensó que la construcción de un monasterio donde se alabase a Dios perpetuamente era el mejor destino de sus bienes. El 24 de marzo de 1467 fue la firma del compromiso con el prior del monasterio cartujano sevillano de Santa María de las Cuevas pero no fue hasta el año 1575 cuando se formaliza una compra de los terrenos del Sotillo junto al río Guadalete para la construcción del primitivo monasterio, un lugar  de especial significado para los jerezanos por haberse librado allí en 1368 una batalla contra los musulmanes, resuelta favorablemente por la intercesión de la Virgen, a la que se dedica una ermita con el nombre de Nuestra Señora de la Defensión, que sería el adoptado también para el monasterio.

Detalle portada principal Monasterio

Durante la construcción de los edificios fundamentales, los monjes residieron en la casa de labor que tenía la finca, y allí estuvieron hasta 1527 en que pudieron pasar a lo construido ya del nuevo monasterio. Más tarde, a la entrada del recinto se levantó la portada principal, de estilo renacentista, concebida como un gran arco de triunfo compuesto y decorado con escudos, florones, ventanas caladas y semiesferas de cerámica vidriada. Sobre el arco de la puerta se abre tres hornacinas con la Virgen de la Defensión en el centro, San Bruno a su izquierda y San Juan Bautista, patrono de los eremitas, a su derecha. El autor de la obra fue el arquitecto Andrés de Ribera.

Entras por las gruesas puertas rojas que dan acceso al patio y un silencio de paz recorre todo el recinto. Ya no se escucha el tráfico cercano de la carretera solo las baldosas de piedras que “bailan” a nuestro paso. La organización del conjunto de edificios responde perfectamente a la naturaleza e ideal de la Orden de la Cartuja. Todo está pensado para que el monasterio esté completamente aislado del mundo y los monjes pudieran dedicarse por completo a la vida interior. Al fondo del patio encontramos la fachada principal de la iglesia. La fachada fue diseñada por el monje arquitecto fray Pedro del Piñar. La fachada está dividida en tres partes separadas por pares de columnas constituyendo “calles” independientes donde se abren distintas hornacinas.

Portada de la Iglesia del Monasterio de Nuestra Señora de la Defensión

Y por hoy, hasta aquí podemos ver. Sólo en las horas de misas (8.00 am.) se puede a la vez que accedemos y contemplamos el interior de la iglesia, escuchar el canto de las Hermanas de Belén, las actuales moradoras del monasterio. En el interior de la iglesia destacan una bóveda estrellada pintada en 1729 o los dos coros de la iglesia, uno par los sacerdotes y otro para los hermanos conversos. En el exterior del patio, varias puertas con el letrero -clausura- aguardan una forma de entender la vida, que se escapa en ocasiones, al entender de todos. Por los pasillos, claustros y celdas (sus habitaciones) se reparten hoy día 22 hermanas que además de sus habituales y continuos rezos, trabajan la cerámica como sustento económico de la Orden. Exponen parte de sus obras en una sala abierta en el parking donde podemos adquirir desde rosarios, crucifijos y figuritas de Belén de todos los tamaños, algunas de ellas expuestas como auténticas piezas de museo.

Detalle de El Patio de la Iglesia del Monasterio

Puerto Real – Monasterio de La Cartuja (Jerez de la Frontera)

Distancia: 25.7 Km. (Puerto Real – Monasterio – Jerez)
Duración: 1.20h. (Puerto Real – Monasterio)
Dificultad: Ninguna.
De interés: Monasterio de Nuestra Señora de la Defensión, antiguo puente de La Cartuja
Ruta vía satélite: Puerto Real – Monasterio de La Cartuja
Ver más fotosgrafías

Ruta sencilla y bonita para realizar en cualquier época del año. Si tienes las ganas necesarias, merece la pena salir muy temprano para llegar al monasterio a la hora de la misa (8.00 am.) y poder entrar en la iglesia para contemplarla mientras escuchamos de fondo el canto de las monjas de clausura de la Orden de las Hermanas de Belén. El recorrido es el habitual de otras rutas por la zona de Jerez de la Frontera, es decir carril de Las Aletas hasta dar con el Km. 9 de la carretera de El Portal, continuar por carretera hasta Verinsur y el cruce que lleva a El Portal. En esta ocasión, no giramos a la izquierda (dirección El Portal) ni tampoco a la derecha (dirección Laguna de Medina) sino todo recto. Esta carretera nos llevará hasta las proximidades de la autovía AP-4 y el río Guadalete. La autovía la salvamos por un paso subterráneo inundable en épocas de crecidas del Guadalete. Cruzamos el río por el puente de la Cartuja y seguimos por el margen opuesto del río Guadalete por un carril que pasa justo por debajo de la AP-4 y que da acceso al vivero próximo al monasterio. De está forma nos hemos evitado el peligroso cruce entre la AP-4 y la autovía de Los Barrios. Ya solo queda seguir la carretera un par de metros y girar a la izquierda. El recorrido de vuelta puede ser el mismo que la ida o bien volver por El Portal (mucho tráfico). Si nos quedan pocas fuerzas, podemos seguir por un carril asfaltado junto a la Cartuja que nos llevará hasta Jerez de la Frontera evitándonos así, el denso tráfico hasta Jerez donde podemos tomar un Cercanías de vuelta a Puerto Real.

Detalle portada de la iglesia

Redacción y fotografías: José Manuel Oneto

Para saber más:
Un amanecer en La Cartuja, Diario de Jerez.

Anuncios

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s