Bornos (Cádiz)


Empezamos en Bornos, por eso de que vamos en bus y que para la vuelta, Arcos está mejor comunicada con Jerez y Cádiz que Bornos. Tras varios fines de semanas de lluvia y frío, el día nos depara un cielo despejado y temperaturas agradables. Una vez en Bornos, nos ponemos en marcha en busca de la Vía de la Sierra. Antes, hacemos un par de visitas turísticas al Colegio de la Sangre de Cristo y al Palacio de los Riberas. Nos remontamos al año 1398. La localidad, su castillo y su término municipal ha ido pasando de mano en mano, de señorío en señorío desde que Alfonso X El Sabio se lo donara a Per del Castel,  entorno a 1258, como premio a los servicios prestado a la corona durante la reconquista de Sevilla. Este vendió la tierras a otro señor, que a su vez se lo vendió a otro, y así sucesivamente hasta el año 1398. Ese año, Per Afán de Ribera I adquirió el municipio y su castillo por un importante cantidad de doblas (la moneda de oro de Castilla)

Per Afán de Ribera I es considerado un importante señor de Castilla que ya por aquel entonces posee el título de Adelantado Mayor de Andalucía, por ser Andalucía frontera de Castilla con el reino nazarí. Con los años, los Ribera siguen siendo señores de Bornos, D. Fadrique Enríquez de Ribera viaja hasta Jerusalén recorriendo toda Europa. Durante el viaje se empapa de Renacimiento. Arte, que luego tratará de trasladar a edificios singulares de la localidad. De su viaje a Tierra Santa, según cuentan, calculó la distancia que había del Palacio de Poncio Pilatos (lugar del que partió Cristo con la Cruz), hasta el Monte Calvario (lugar de su Crucifixión); a su vuelta, calculó dicha distancia en Bornos, partiendo de la puerta del Monasterio de Santa María del Rosario hasta un punto donde levantó un templete (denominado posteriormente Cruz de Esperilla), erigiendo el primer Vía Crucis de España. En su casa de Sevilla hizo lo mismo desde la puerta del Palacio de los Adelantados (conocida hoy, y por ese motivo, como Casa de Pilatos) hasta un templete que ya existía (la Cruz del Campo).

dsc02575_11

Detalle Residencia de los Riberas (Castillo de Fontanar)

Herencia de ese viaje a Tierra Santa y tras empaparse de Renacimiento, los Ribera se convierten en mecenas llegando a traer a la localidad gaditana artistas italianos para la reforma de los edificios más emblemáticos de la localidad. El Castillo de Fontanar, de origen árabe, es transformado totalmente y convertido en Palacio de los Ribera. De su época árabe sólo se respetará la torre del homenaje y algunos lienzos de la antigua muralla. Se construye el Convento de Corpus Christis, destinado como residencia de hidalgos. El edificio poco funcional para sus ancianos e  ilustres huéspedes (largos pasillos, interminables escaleras…) hace que se construya justo enfrente otro edificio que si reunía las facilidades para los ancianos hidalgos. Es el hoy, Colegio de la Sangre de Cristo.

dsc02584_11

Piedra de los mártires, Iglesia de Santo Domingo de Guzmán

Llegado a este punto y tras conocer un poco más nuestra provincia y nuestra historia partimos buscando el primero de los túneles de la Vía de la Sierra. Pero antes, un curiosidad. Al pasar junto a la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán algo nos llama la atención. Es la pieza más valiosa de la iglesia. Una piedra que se haya en su fallada, empotrada a la derecha de la puerta principal y que dice: “aquí estaban las reliquias de los santos mártires Sto. Tomé, San Dionisio, San Cosme y San Daniel, Sto. Afra, San Sebastián…”

Anuncios

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s