Vía Verde de la Costa Noroeste: Chipiona-Sanlúcar de Barrameda


Enero 2009. Milagros vive en el antiguo apeadero de La Jara,en Sanlúcar de Barrameda. Hoy tiene 90 años, rebosa de salud  y ha trabajado toda su vida en RENFE. El último tren que paró en el apeadero lo hizo en la nochevieja del  31 de diciembre de 1984. Ella lo recuerda como si fuera ayer. Hoy, 25 años después, hay que ser muy observador para ver algo de un pasado reciente que permanece en el olvido. La primera pista nos lo da una señal oxidada por el caminar del tiempo donde se lee: “Paso a nivel”. La mala hierba crece por doquier… pero deja ver algunos de los restos de lo que parece ser un antiguo apeadero: La Jara.

Desde hace 40 años Milagros vive en lo que fue el antiguo apeadero de la Jara. Nos cuenta que aún hoy día y sin faltar un mes, paga mensualmente su alquiler de renta antigua a RENFE. Ella como muchos guardabarreras o jefes de estaciones se quedaron a vivir en aquellas antiguas estaciones donde trabajaban.

dsc03876_1

dsc03872_1

Estación/Apeadero La Jara (Sanlúcar de Barrameda)

La historia de Milagros me lleva a conocer uno de esos antiguos oficios ya extinguidos: las guardesas. Esa era su profesión. Milagros desempeñaba las tareas del guardabarrera, el empleado de ferrocarril encargado de la custodia de un paso a nivel y de que sus barreras, palenques o cadenas estuvieran cerrados al paso de los trenes. Además cuidaba de la conservación, limpieza y seguridad del paso a nivel y hacía las señales que indicaban el estado de la vía y el de los trenes en marcha al pasar por el sitio en que se hallaban. Cuando este servicio era realizado por mujeres, se les llamaban “guardesas”. Esa fue su profesión, antes y después de trasladarse al apeadero de La Jara, cuando trabajaba como guardesa en la línea Jerez – Sánlucar de Barrameda.

Más de 40 años de historia de nuestro ferrocarril contado en primera persona; historia de un ferrocarril muy poco conocido y con poca documentación como el ferrocarril de la Costa entre El Puerto de Sta. María y Sanlúcar de Barrameda.

Cristóbal también vive en “su estación. Él fue jefe de estación en Chipiona, y se le puede ver sentado al sol leyendo el periódico.

Entre pregunta y respuesta, Milagros, se entristece por el tiempo pasado y la pérdida del ferrocarril. Tanto tiempo viviendo “del” y “para” el tren debe ser muy emotivo. Y no es la única. Nosotros proseguimos nuestra ruta, pero antes le pedimos poder inmortalizarnos junto a ella en una fotografía. Ella acepta muy amablemente.

dsc03874_1

Milagros, guardesa de La Jara

El ferrocarril entre Chipiona y Sanlúcar de Barrameda es hoy día un amplio carril medio anegado en épocas de lluvia y que avanza en paralelo a la costa gaditana. El mar, se deja ver y oír en algún que otro momento de la ruta. Mientras tanto otro “mar”, en este caso de invernaderos de flor cortada prolifera e inundan de blanco esta zona gaditana.

dsc03862_1

Invernaderos de Chipiona

Algunos pero escasos vestigios del tren de Rota -que el tiempo no ha ocultado- se dejan ver: 2 hitos de ferrocarril, raíles, 2 señales verticales de precaución por  paso a nivel, traviesas… la estación de Chipiona y el apeadero de La Jara.

dsc03866_1

dsc03882_1

Hito y señalización paso a nivel (Chipiona – Sánlucar de Barrameda)

Ya en Sanlúcar el trazado se pierde por la ciudad. Se ha construido un bulevar que da a la antigua estación del ferrocarril de Sanlúcar de Barrameda, reconvertida en estación de autobuses. Aquí termina el ferrocarril que parte de El Puerto de Santa María, uno de esos ferrocarriles que con el automóvil cayó en el olvido y que hemos intentado despertar del olvido. Aún queda mucho por hacer si queremos recuperar una trocito más de nuestra reciente historia que avanza a pasos agigantados hacia el más absoluto de los olvidos.

dsc03885_1

Estación de autobuses de Sanlúcar de Barrameda (antigua estación del ferrocarril).

Anuncios

4 Respuestas a “Vía Verde de la Costa Noroeste: Chipiona-Sanlúcar de Barrameda

  1. Muy emotivo el hecho de oir de primera mano las historias de esos dos veteranos del tren, Milagros y Cristóbal. Por hechos como estos vale la pena caminar sobre el balasto o lo que quede de esa parte de nuestra historia.

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s