Ernest Schackleton


Sir Ernest Shackleton y el Endurance.

Iniciamos una nueva sección destinada a conocer a los grandes exploradores del siglo XIX y XX. Sir Ernest Shackleton era uno de ello. La historia de Sir Ernest Shackleton nace con un anuncio por palabra que puso en el Times: Se buscan hombres para viaje peligroso. Salario bajo, frío agudo, largos meses en la más completa oscuridad, peligro constante, y escasas posibilidades de regresar con vida. Honores y reconocimiento en caso de éxito. Sir Shackleton redactó el anuncio con la intención de reclutar hombres para la Expedición Endurance, una extraordinaria aventura humana de superación de principio del siglo XX.

La Expedición Endurance fue la última expedición importante de la edad heroica de la exploración de la Antártida. Sir Ernest Shackleton tuvo la idea de cruzar la Antártida partiendo desde el Mar de Weddell hasta el Mar de Ross.

El 1 de agosto de 1914 a bordo del Endurance, Shackleton y sus 28 tripulantes parten de Londres. Cuatro meses después el Endurance se encuentra completamente atrapado en el hielo sobre el mar de Weddell. Finalmente, el hielo aplasta y hunde el barco, dejando sobre el hielo a los 28 hombres de la tripulación, no sin antes, desembarcar algunos víveres, los perros y tres pequeñas embarcaciones.

Entre los miembros de la tripulación se encontraba el fotógrafo australiano James Francis Hurley. Suyas son todas las fotografías existentes entorno a la Expedición Endurance.

Arrastrar los tres botes rescatados del Endurance sobre el hielo hacia la travesía lenta y dura. Shackleton decide por tanto situarse sobre una gran masa de hielo y dejarse llevar por las corrientes marinas hacia el norte. Pero pronto la masa de hielo empezó a fragmentarse y decidieron echarse al agua y derivar sobre las tres embarcaciones. Arriban a Isla Elefante. Una isla casi completamente cubierta de glaciares y aislada del mundo. Si la expedición tenía que regresar a la civilización sería necesario buscar ayuda. La única manera realista de hacerlo era adaptar uno de los barcos para viajar 1300 Km. Sir Ernest Shackleton decide entonces realizar unas de las travesías más arriesgadas de la historia de la navegación a bote abierto a través del Pasaje de Drake: famoso por lo tormentosa de sus aguas con olas de más de 10 metros.

Sir Ernest Shackleton junto al segundo oficial, el comandante y dos marineros se despiden del resto de la tripulación que se queda a la espera del rescate en Isla Elefante. Después de 14 días infernales, de lucha contra los elementos llegan al archipiélago de las Georgias del Sur. Su isla principal, Georgia del Sur era en aquella época una importante base para la caza de ballenas. Pero el desembarco en la costa del archipiélago no era el fin de la aventura. Aún queda cruzar los picos helados y glaciares del archipiélago hasta la estación ballenera. De nuevo Shackleton se pone en marcha. En esta ocasión solo le acompañan el comandante y el segundo oficial. El resto crean un campo base y esperan el rescate.

Con sus rostros demacrados, cubiertos de barba y con ropas harapientas llegan a la base ballenera. Inmediatamente comienza el rescate del resto de la tripulación. Cuando llegan a Isla Elefante a rescatar al resto de la tripulación se felicitan por sobrevivir a una aventura de 634 días sin la pérdida de un solo hombre.

A diferencias de otras expediciones a la Antártida, la de Shackleton no supuso ningún avance científico o material, pero la supervivencia de toda la tripulación supuso todo un triunfo basado en el espíritu de lucha y el trabajo en equipo.

Los honores no llegaron de inmediato o simplemente no llegaron. El curso de la I GM privó a los hombre de la expedición de los honores y de las recepciones ciudadanas. Algunos se enrolaron en el ejército y la guerra acabaría con dos de ellos. Sir Ernest Shackleton volvió a Georgia del Sur 6 años después, ese sería su último viaje. Shackleton moriría de un ataque cardíaco.

Su cuerpo fue enviado a Inglaterra pero su viuda solicitó que fuese enterrado en Grytviken (Georgia del Sur) Desde entonces permanece enterrado en la ciudad a la que llegó después de 634 días de travesía por la Antártida. Hoy, su epitafio: “Sostengo que un hombre debería luchar hasta el último aliento por el valor que le ha puesto a su vida” es leído por los numerosos turistas que visitan su tumba en viajes de crucero por la zona.

José Manuel

untitled11

tumba_ernest1

Tumba de Ernest Schackleton

  • Para saber más: Documental Atrapados en el hielo. The Endurance (En español) 

The Endurance (1/10)

Anuncios

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s