Senderismo: Playa de Bolonia – Punta Paloma


DSC09969_1

Distancia: 19 Km.
Duración: 7 horas
Dificultad: Media-baja (kilometraje)
De interés: duna de Bolonia, Baelo Claudia, duna de Valdevaqueros, caños de Punta Paloma, piscina naturales.
Galería fotografías: Senderismo Punta Paloma
Ruta vía satélite: Playa de Bolonia – Punta Paloma

Espectacular día, espectacular ruta. Las inusitadas temperaturas de este atípico octubre nos llevó la semana pasada a plantearnos una ruta de playa aprovechando el buen tiempo y las desconocidas playas de arena dorada del Parque Natural del Estrecho. Último día del mes de octubre. 30 grados y aquí nos vemos pegándonos un baño en la playa de Valdevaqueros. Y no somos los únicos. Un poco antes habíamos iniciado la marcha desde la playa de Bolonia y recorrido los 9 Km. que separan una de otra.

Aparcamos los vehículos en una de las bolsas de aparcamiento de la playa de Bolonia junto a la playa y el yacimiento arqueológico de Baelo Claudia (el yacimiento llega hasta la misma playa) Dos, son los lugares de interés de Bolonia: el ya mencionado, yacimiento arqueológico y el monumento natural de la duna de Bolonia. Ambos lugares son espectaculares aunque quizás para el turista o viajero la duna lo sea excepcionalmente. Ya desde la carretera de acceso a la playa se observa una gran lengua de arena de media luna de unos 30 metros de altura y 200 de anchura. La duna, por extraño que parezca avanza tierra adentro, alimentada por el viento de levante que entierra poco a poco los ejemplares de pino piñoneros más cercanos a la duna. Subir a la duna es una de los principales atractivos de los que la visitan.

DSC09816_1

Duna de Bolonia desde el pinar del Lentiscal

La ruta de Punta Paloma es habitual iniciarla en la playa de Bolonia ya que desde está existen balizas de señalización de la Junta de Andalucía hasta el poblado de Paloma Baja. Esto nos permitirá realizar un recorrido casi circular, iniciando la marcha por un sendero señalizado por el pinar del Lentiscal hasta Paloma Baja y volver por la playa a Bolonia.

DSC09792_1

Balizas. Sendero El Lentiscal – Paloma Baja

Tras dejar los coches en la bolsa de aparcamiento junto a la playa iniciamos la marcha por la carretera de El Lentiscal de forma paralela a la costa. A medida que caminamos iremos viendo la cantidad de ventas, hostales y chiringuitos que han crecido en torno a un ambiente surfero y bohemio. La carretera se acaba en una rotonda junto a un chiringuito y una bolsa de aparcamiento donde en esta época del año las vacas ocupan su terreno, ese que los coches usurpan cada verano. Tras cruzar por lo que debió ser una puerta de acceso a un cortijo marchamos por un carril camino de un frondoso pinar. En estos primeros compases la arboleda ha desaparecido producto de el uso ganadero de estos terrenos. Al poco llegamos a una primera intersección a la derecha que debemos de obviar y seguir todo recto. De este modo llegamos a las inmediaciones del pinar donde vemos la primera de las balizas. La señalización del sendero es bastante buena, no dando lugar a posibles confusiones y haciendo casi imposible que nos perdamos.

DSC09765_1

Camino inicio de la ruta. Playa de Bolonia

Siguiendo las flechas blancas de las balizas nos iremos adentrando poco a poco en el pinar. El recorrido por el interior del pinar está adaptado a rutas a caballo por lo que será habitual encontrar zonas de amarres junto a descansaderos en sitios estratégicos. Lugares tales como miradores naturales sobre las copas de los pinos o bunkers como el que nos encontramos nada más iniciar la ruta por el interior del pinar. El sendero poco a poco sube, lento pero sube hasta los 62 metros de altura. Desde el interior del pinar, algún que otro claro nos dejará ver lo andado, así como la Sierra de la Plata y  la duna de Bolonia. En otro claro veremos un mar de copas de pinos piñoneros donde abundan ejemplares jóvenes producto de repoblaciones cuanto más nos aproximemos a la Sierra de San Bartolomé con los ejemplares más antiguo cercano a la costa.

DSC09796_1

DSC09809_1

Sierra de San Bartolomé. Bolonia (Cádiz)

Dejamos atrás el pinar e iniciamos la marcha por el interior del poblado de Paloma Baja. Es una zona típica donde conviven fincas legales con otras de dudosa legalidad. Al ritmo que bajamos poco a poco a la playa observaremos en el horizonte la ciudad de Tarifa y la costa Africana. Pero antes de llegar a la playa cruzaremos una antigua zona militar con sus instalaciones de artillería, cocinas, y bunkers parcialmente abandonado. Abandonamos el carril del poblado de Paloma Baja para seguir por la carretera de acceso a la zona militar. Una vez  fuera, seguimos por la carretera en una zona de pinar durante unos 300 metros hasta encontrar una pequeña cancela abierta junto a un cartel de prohibición (de algo) bajo multa de 601,01€. La cancela da acceso a un carril que baja hasta la playa de Paloma Baja.

DSC09843_1

Carretera Base Militar

Llegado a este punto, si no habéis descansado antes, es un lugar perfecto para pararse unos minutos y disfrutar del paisaje. Playa virgen donde las haya, es fácil perder la mirada viendo la costa la africana, el romper de las olas con las rocas o las curiosas formas de las rocas curtidas por años de erosión de viento de levante y de erosión marina. Os llamará igualmente la atención un bunker sobre el acantilado. Es uno de los muchos que hay repartidos por la costa y que se construyó durante la Guerra Civil.

 DSC09861_1

DSC09883_1

DSC09901_1

Ecosistema dunar. Punta Paloma (Tarifa, Cádiz)

Una vez aquí tenemos dos opciones: bien seguir por la playa hasta Punta Paloma (sólo si hay bajamar) o bien coger por encima de los acantilados hasta Punta Paloma con la pleamar. Nosotros optamos por lo segundo, por la pleamar y porque en algunos punto incluso con marea baja es imposible andar toda la costa. Si optáis por lo segundo disfrutaréis de unas maravillosas panorámicas de los acantilados que luego a la vuelta podréis conocer desde abajo además de disfrutar de un ecosistema de dunas único en la provincia debido al viento de Levante. Las comunidades vegetales que se desarrollan en este ecosistema tienen que adaptarse a condiciones muy especiales como son la escasa consistencia del suelo, el fuerte viento de Levante y la elevada salinidad producto del mismo viento. Entre las especies más representativas encontramos el enebro costero, especie protegida y en peligro de extinción que abunda en esta zona de acantilados.

DSC09889_1

Enebro costero

Ya en la playa, los últimos metros hasta Punta Paloma lo hacemos por la playa. Playas donde nudistas y amantes de las olas y el viento comparten espacio. Espacios, a veces roto por alguna que otra patera semioculta que nos recuerda tantas otras tragedias, sueños truncados y finales felices. Sólo 14 Km. separa una costa de otras. Menos de lo que nosotros vamos andar.

DSC09929_1

Patera semienterrada. Punta Paloma (Tarifa, Cádiz)

La duna de Valdevaqueros es menos famosa que la de Bolonia pero igual o más espectacular. Un lugar balcón privilegiado para contemplar el baile de cuerpos y cometas que vuelan sobre el agua. Hace unos años se construyeron vallados de madera con objeto de detener el avance de la duna sobre la ya anteriormente cita carretera militar. Hoy las vallas están ampliamente superadas por la arena y la duna sigue su ritmo de 19 metros por año. Desde lo alto niño y no tan niños no reparan en tirarse duna abajo a estilo croqueta. Eso sí, luego toca subirla.

DSC09981_1

DSC09992_1

Duna de Valdevaquero

El día acompaña, mucho calor y no hace viento, condiciones perfectas para tomar un refrescante baño un 31 de octubre. Todo un lujo. Ahora toca volver. Y lo haremos por la costa. Una costa virgen, libre de horrendos desarrollos urbanísticos. ¡Vaya lujo de costa que tenemos! De los acantilados cae agua, agua dulce, son los famosos caños.

El paseo por la costa deparar curiosas sorpresas. Pequeñas calitas inaccesibles. Solitarias. Vírgenes. El sendero sube por los acantilados a la altura del pinar. Nos adentramos momentáneamente por el pinar por un sendero oculto entre pinos piñoneros que constituye toda una sorpresa. De vuelta a la playa llegamos al a zona de las piscinas naturales. Curiosas piscinas naturales formadas por la acción del agua y las rocas.

DSC00041_1

DSC00104_1

DSC00136_1

Llegamos así a la playa de Bolonia. El sol cae y es la hora del café. La hora mágica ha llegado. Y todos, nosotros, algún que otro bohemio, surferos, turistas y familias esperan el momento. Saludos. José Manuel Oneto.

Anuncios

5 Respuestas a “Senderismo: Playa de Bolonia – Punta Paloma

  1. EN AGOSTO , HICA ESE CAMINO T ENTRE EL BOSQUE EN UNA ANTIGUA TORRENTERA CON UN LECHO DE ARENA VI UNAS PIEDRAS QUE PODIAN SER COLUMNAS MUY DETERIORADAS Y QUE ¿PODIAN PERTENECER A ALGUNA VILLA QUE HUBIERA EN LA ZONA?, SABEIS ALGO SOBRE ESTO, NO PUDE ECHAR UN VISTAZO POR UQE HICE LA RUTA SIN AGUA Y NO PUDE ENTRETENERME. , SI CONOCEIS ALGO OS AGRADEZCO ME LO COMENTEIS. SALUDOS.

    • Buenas tardes Antonio;
      Antes que nada disculpa el retraso en mi respuesta. Yo no me he percatado de dichas columnas pero posteriormente a realizar esta ruta leí en el blog de un amigo que por aquella zona había restos del antiguo acueducto de la ciudad de Baelo Claudia. Posiblemente las columnas que viste pertenezcan a los pilares de dicho acueducto. Saludos. José Manuel.

  2. Vicente, Cobeña sois unos crack!
    Un placer realizar senderismo con vosotros. Buena gente. En efecto Cobeña, después de pensarlo creo que la dificultad es media, mucha arena al ppio. Sin duda nos hizo un día expléndido. No obstante, está misma ruta que podemos pensar que es factible hacerla en época de verano (por lo de la playa y el pinar) puede ser engañosa ya que puede hacer mucha calor. El levante, que nosotros no sufrimos, puede ser otro elemento a tener en cuenta.

  3. La verdad es que echamos un buen día de senderismo, hizo mucha calor y se agradecía la mínima brisa que había en la vuelta. En cuanto a la dificultad, yo la dejaría en media, hay muchos tramos de arena de playa seca y, sobre todo en la vuelta, muchas bajadas y subidas. La zona es excelente en 10 kilómetros hay varios cambios de terreno: campo, monte, pinar, playa; es un sitio bastante bonito y el atardecer que pudimos disfrutar desde el chiringuito, acompañado de buena música fue asombroso.

    Nos veremos en la próxima. Por cierto, soy el que empapó la gorra de sudor :)

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s