Sevilla – Guillena por la Vía de la Plata


Distancia: 22.2 km.
Duración: 6 horas
Dificultad: moderada
De interés: Catedral de Sevilla, Puente de Isabel II, Conjunto Arqueológico de Itálica
Ruta vía satélite: Sevilla – Gillena por la Vía de la Plata

Para los no iniciados cuando se piensa en el Camino de Santiago pensamos en el Camino Francés. Mayoritariamente es el camino de bautismo de los que se inician en el Camino de Santiago. Una vez de vuelta a casa, ya con el gusanillo de volver a repetir investigas y descubres que muy cerca de tu casa también hay un Camino de Santiago. Entonces, ves flechas amarillas donde antes no te percatabas y descubres la incógnita de esas flechas amarillas que un día viste y que no supiste muy bien que significaba.

Esto mismo me ocurrió a mi a los dos meses de volver del Camino en el Xacobeo de 2004. De turismo por Sevilla, por calles por donde otras tantas veces había paseado, me percaté de las famosas flechitas y desde entonces me dije que algún día volvería para andarlas.

Cinco años después, me encuentro trabajando en la antigua Hispalis romana y aunque ahora no tengo el tiempo que en su día tuve, recorrí los 735 km. entre Roncesvalles y Santiago en 31 días, si que tengo un sábado libre y la buena compañía de cuatro compañeras del trabajo para realizar la primera etapa del Camino de Santiago de la Vía de la Plata.

La Vía de la Plata es el nombre de una antigua calzada romana que en sus orígenes a lo largo de 463 km. enlazaba la ciudad de Mérida con Astorga. Por orden de sucesivos emperadores se fue ordenando la construcción de nuevos tramos prolongándose hasta Santiponce (Itálica) y Sevilla (Hispalis).

Itálica. Santiponce (Sevilla)

Tras la decadencia del imperio romano la calzada siguió siendo utilizada por otros pueblos para conquistar nuevas tierras como ya ocurrió con la invasión de los árabes en el año 711. Estos aprovecharon la antigua calzada para realizar sucesivas incursiones como la de Santiago de Compostela en el año 997, cuando según las leyendas, tras asolar el primitivo templo prerrománico dedicado a Santiago por parte de las tropas de Almanzor, los prisioneros cristianos cargaron con las campanas del templo para fabricar con ellas lámparas para la mezquita de Córdoba. Con la reconquista de los cristianos, la antigua calzada se convertiría además de una antigua ruta comercial y militar, en una ruta de peregrinación  para los cristianos mozárabes del Al Ándalus.

Diez de la mañana de un sábado de noviembre en la capital andaluza. Nos encontramos en la Catedral de Sevilla. Es la catedral gótica más grande del mundo. En origen, fue mezquita. De su época árabe aún quedan algunos vestigios: la giralda, el patio de los naranjos o la puerta del Perdón…donde iniciamos la primera etapa de la Vía de la Plata desde Sevilla.

Puerta del perdón. Catedral de Sevilla

En la esquina de la Avda. de la Constitución con la calle García de Vinuesa pasa desapercibido para los no habidos del Camino la primera cerámica con vieira así como las primeras flechas amarillas. Mis compañeras, peregrinas por un día se equivocan a las primeras de cambio y de ahí mi grito de… ¡oye que por ahí no es! no habéis visto la flecha…¡vaya peregrinas! No obstante, esta pequeña novatada les servirá para estar atentas a las flechas durante el resto del Camino.

Puente de Isabel II. Sevilla.

Cruzando el Puente de Isabel II, además de contemplar bonitas estampas de la ciudad de Sevilla, del Guadalquivir, de la Torre del Oro o de la propia catedral de Sevilla encontramos un curioso ritual que se procesan los enamorados y que consiste en colocar un candado en las barandillas del puente de Isabel II. Ya en Triana pasamos junto al Callejón de la Inquisición.

Aquello que no gusta no suele darse a conocer y esto es lo que ocurre con dicho callejón. No existe letrero alguno que nos explique el motivo de dicho topónimo… aunque por el solo nombre lo podemos imaginar. Capital inquisidora, en Sevilla se estima que murieron en la hoguera más de 4000 personas.  Y fue, en ese lugar junto al Callejón la sede de la Inquisición en la ciudad de Sevilla.

IMGP0253_1

1000 Km a Santiago de Compostela. Sevilla

Dejando atrás los malos rollitos llegamos al kilómetro 1000.  Un monumento y una placa con las etapas en la provincia de Sevilla nos recuerda los 22.2 km. que nos queda por hacer. Aunque en realidad es un poco meno  ya que llevamos cerca de 2 km. recorridos. Desde este punto, 1000 km. separan al peregrino de su meta, Santiago de Compostela.

IMGP0255_1

Puente peatonal sobre el Guadalquivir

Ya casi en la afueras de Sevilla cruzamos el río Guadalquivir por un puente peatonal en la Isla de la Cartuja. Justo después de cruzar el puente encontramos un atajo que nos permitirá llegar a Santiponce sin necesidad de coger por Camas. No obstantes, nosotros obviamos esta opción y seguimos por Camas.

Tras varios kilómetros de Polígono Industrial llegamos a Santiponce. Nada comparable con Camas, la ciudad rezuma tranquilidad y sosiego. A pesar de la cercanía con la capital, la ciudad ha sabido conservar ese ambiente tradicional de pequeña población andaluza que no siendo absorbida por la vorágine de la capital.

Ya en Santiponce son dos las visitas recomendables: la Iglesia de San Isidoro del Campo y la ciudad romana de Itálica. Las ruinas y el anfiteatro de esta ciudad romana, cuna del emperador Trajano, supone el primer hito romano de la Vía de la Plata.

IMGP0321_1

Camino de Guillena. Vía de la Plata. Sevilla.

Manoli, Silvia y Espe, animadas por las buenas sensaciones tras doce kilómetros comienzan así, una marcha de la que no saben muy bien como terminaran. Y terminaron muy bien. Dolidas, con sed y hambre, pero contentas tras andar por primera vez más de 20 km. Tal gesta se mereció un rico plato combinado acompañada de 2 bebidas isotónica y una tapa de papas aliña por sólo 5€. Pero antes, vivimos un mini calvario… una larga recta de toboganes que a pie se hace muy, muy… larga.  Una recta sin fin entre campos de algodón. A cuatro kilómetros de iniciar la pista se cruza el cauce del Arroyo de los Molinos, hoy sin agua pero que en épocas de lluvia es preciso descalzarse para cruzarlo. José Manuel Oneto.

dRuteros: Manoli, Silvia, Emma, Espe, José Manuel

Anuncios

6 Respuestas a “Sevilla – Guillena por la Vía de la Plata

  1. Hola Diego,
    enhorabuena por la labor siempre laboriosa de señalizar el camino. Os lo agradecemos ya que pasamos un buen sábado recorriendo el primer tramo de la Vía de la Plata. ¿Sabéis quién se ha encargado de hacer lo mismo en la provincia de Cádiz?

  2. ¡Hola a todos!

    Soy Diego Muñoz y uno de los culpables de las flechas amarillas que os han guiado. Pertenezco a los Amigos de la Vía de la Plata-Camino de Santiago. Hemos editado dos guías: una de Cádiz a Sevilla, y otra de Sevilla Astorga y a Santiago de Compostela. Entrad en

    http://www.viaplata.org

    Por otro lado estamos haciendo una campaña para la defensa de la Vía de la Plata, pues quieren hacer una refinería de petróleo justamente encima. Ahí tenéis una primera información:

    http://www.extremaduraaldia.com/salud-y-medio-ambiente/salvemos-la-via-de-la-plata-refineria-no/88391.html

    Para más información:
    diegobeturiense@hotmail.com
    606-19 45 82

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s