Trujillo: ciudad de conquistadores


Estatua de Francisco Pizarro, Plaza Mayor de Trujillo (Extremadura)

Francisco Pizarro, conquistador del Perú y del Imperio Inca nació aquí. Francisco de Orellana, descubridor del Amazona, también. El más ilustre hijo de Trujillo, Francisco Pizarro, es un hombre extraño, lleno de contradicciones que aún perduran en el tiempo. La familia Pizarro llega a Trujillo con la Reconquista castellana de las tierras ocupadas por los infieles. Tras cinco siglos de ocupación árabe los musulmanes son expulsados de Trujillo el  25 de enero de 1232.

Plaza Mayor de Trujillo

Como todas las batallas de la reconquista, la de Trujillo, también posee su intervención sobrenatural, pues la leyenda cuenta que la Virgen con su Hijo en brazos se apareció sobre las murallas para dar la victoria a los cristianos.  Desde ese momento todo el ejército aclamó a la Virgen con el título de “La Victoria” considerándose desde entonces, la patrona de Trujillo.

La reconquista supuso la llegada a la ciudad de importantes linajes y familias nobles del norte de España curtidas en mil batallas con objeto de defender las plazas arrebatas a los árabes de posibles intentos reconquistadores. Es así, como llegan a Trujillo los Pizarro, Altamirano, Bejarano, Chaves y Orellana que harán de Trujillo una importante y noble plaza castellana.

Francisco Pizarro nace en 1477, de una relación ilegítima de su padre, Gonzalo Pizarro “El Largo” con una sirvienta de un convento. De modo que no recibió educación y durante toda su vida fue iletrado; tampoco montaba bien a caballo ni era un gran espadachín.

En 1492 se traslada a Sevilla donde se le pierda la pista hasta que en 1502 embarca camino del Nuevo Mundo, al que llega con la edad de 25 años. Años después se convertiría en el conquistador del Perú y de todo el imperio inca pasando a formar parte de los anales de la Historia para bien y para mal.

Nos encontramos en la Plaza Mayor de Trujillo, centro neurálgico de la ciudad desde el siglo XVI. Una estatua ecuestre de Francisco Pizarro preside la plaza. Sólo hay dos estatuas idénticas: una en Lima (Perú) y otra en Búfalo (EE.UU, ciudad natal del escultor de la estatua). La placa con la leyenda “Francisco Pizarro, conquistador del Perú” no es del todo exacta, ya que Pizarro no sólo fue el conquistador del Perú sino de todo el imperio Inca.

La Plaza Mayor posee un importante conjunto de casas-palacios. Estas fueron edificadas en el siglo XVI cuando las familias ricas de la ciudad se trasladan a extramuros de la ciudad fortificada. Una de estas casas-palacios es el Palacio de la Conquista.

Palacio de la Conquista. Detalle del busto de Francisca Pizarro Yupanqui y espada sujetando la cornisa, símbolo de poder

Lo más interesante del exterior del Palacio lo encontramos en su balcón esquinero. De propiedad de la familia Pizarro, Hernando Pizarro, hermano de Francisco Pizarro, vivió en este Palacio. La historia del hermano de Pizarro es igual de interesante que la de su famoso hermano, conquistador del Perú.

Hernando, quién estuvo encarcelado en el Castillo de la Mota acusado de envenenar al archienemigo de Francisco Pizarro, se casó con la hija de Francisco Pizarro, quién fue la primera mestiza peruana de la historia: Francisca Pizarro Yupanqui.

Doña Francisca, con la muerte de Francisco Pizarro, su padre, se vino a España a vivir. Se casó con el hermano de Pizarro, Hernando Pizarro que por aquel entonces contaba con 50 años de edad, ella, 20. En el balcón esquinero que hoy contemplando mandó esculpir a ambos lados del balcón, los bustos de sus padres, Francisco Pizarro e Inés Huaynas, así como los de ella misma, y su esposo, Hernando Pizarro.

En origen el balcón era policromado y en la parte superior, una espada sujeta la cornisa, símbolo de poder. El Palacio de la Conquista es considerado por los historiadores como el único levantado con oro de América y en su cripta descansa los restos de la joven princesa y de su esposo, Hernando Pizarro.

Nuestra siguiente parada en Trujillo es el Palacio de Orellana-Pizarro. El edificio es actualmente la residencia de las monjas del colegio Sagrado Corazón y la entrada es libre y gratuita. En origen el edificio era una fortaleza militar y sus dos torres rectangulares de los siglos XIV y XV fueron desmochadas por orden de Isabel la Católica. En el dintel, vemos el escudo de los Orellanas (diez monedas que representan el privilegio de no pagar tributos al rey) y el de los Pizarro (dos osos y una encina, por origen asturiano).

Palacio de Orellanas-Pizarro, con sus dos torres desmochadas

Escudo de los Orellanas

Capitel Palacio Orellana-Pizarro.Con las epidemias de Peste todo el palacio se encaló y los capiteles también, en la imagen aún se aprecia resto de cal.

En el interior del Palacio de Orellana-Pizarro destacan su torre de escalera de caracol, sus capiteles y escudos de la galería superior. Tras la muerte de la familia Orellana-Pizarro, el edificio se convirtió en Casa de Contratación, en la que todo el que quería irse a la Conquista del Perú venía aquí a enrolarse.

La hermana del Colegio Sagrado Corazón que nos abre las puertas del Palacio le gusta contar que en 1583 Miguel de Cervantes se alojó en esta casa palacio en su caminar a Guadalupe a dejar las cadenas de cuando estuvo preso en Argel tal como se había prometido hacer cuando lo liberasen. Cervantes, agradece a los Pizarros-Orellanas su estancia en Trujillo mencionándolos en dos capítulos de su obra “Los trabajos de Persiles y Sigismunda”.

Alcázar de Luis de Chaves El Viejo

El Alcázar de Luis de Chaves El Viejo es el siguiente hito de interés de nuestra visita a Trujillo. Varios coches aparcados junto a la entrada del Palacio afean el entorno. Desde el exterior observamos la torre sin desmochar. El Alcázar de Luis de Chaves fue residencia de los Reyes Católicos durante 9 meses y las rejas de las ventanas junto al Arco de Santiago son del siglo XV.

Arco de Santiago, en la Cuesta de la Sangre

Subiendo la Cuesta de la Sangre llegamos a la Puerta de Santiago, junto a la Iglesia de Santiago. En el interior de la iglesia encontramos al Cristo de las Aguas que se saca en procesión en épocas de sequías.

Cristo de las Aguas de Trujillo

Ya en el interior del recinto amurallado encontramos la Casa de Francisco de Orellana. Hoy día es un hotel de lujo de 5 habitaciones cuyo precio ronda los 160€ la noche. Aventurero de pro, Orellana llego al Nuevo Mundo para ayudar a Francisco Pizarro. Se enroló posterior en la búsqueda del País de la Canela, con Gonzalo Pizarro, a órdenes de Francisco. La expedición al País de la Canela fue un fracaso y tras la muerte de muchos de los hombres que formaban parte de la expedición, Gonzalo mandó a Orellana buscar provisiones río abajo. Cuando Orellana quiso volver, la corriente era tan fuerte que le fue imposible y así fue como descendiendo el río Amazona, tras 4800 Km., llegó al océano atlántico, descubriendo así el segundo río más largo de la Tierra.

Detalle de balcón esquinero de la Casa de Francisco de Orella

Terminamos la visita en la casa-museo de Francisco Pizarro y en el Alcázar o Castillo de Trujillo, desde donde tendremos una bonita panorámica de esta hermosa ciudad extremeña. Del origen árabe del Castillo lo único que se conserva de su época árabe son dos aljibes, uno de ellos visitable. El paseo por las murallas del Castillo y la visita de sus torres completa un hermoso recorrido que nos ha llevado a descubrir esta conocida ciudad extremeña pero desconocida para muchos fuera de Extremadura.

José Manuel Oneto

Para más información:

Trujillo desde el Alcázar

Anuncios

2 Respuestas a “Trujillo: ciudad de conquistadores

  1. Estimado René,
    Bienvenidos. Sana envidia la nuestra por vivir usted en la Patagonia. Salvaguardar ese gran tesoro de la humanidad. Salu2! José Manuel.

  2. Los felicito por la belleza de sus monumentos y castillos, llegue hasta ustedes buscando el árbol genealógico de los Orellana, saludos desde Aysén, Patagonia Chilena, Sudamerica
    René Alberto Orellana Arancibia

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s