Senderismo: Algodonales – Zahara de la Sierra


Zahara de la Sierra

Distancia: 20  Km.
Dificultad: Media
Duración: 9 horas (con paradas  de 3.5 h.)
De interés: Algodonales, Arroyo de Bocaleones, Zahara de la Sierra, Torre del Homenaje, presa del embalse de Zahara-El Gastor.
Permisos: NO
Modalidad: Circular-Lineal
Niños: No
Ruta vía satélite: Algodonales-Zahara de la Sierra
A tener en cuenta: Mejor época del año: invierno, primavera y otoño. 10% del recorrido es por carretera secundaria. 95% apto para hacer en bicicleta.

  

La empresa era sencilla. Ir desde Algodonales a Zahara de la Sierra a pie. Visitar y recorrer las callejuelas del pueblo blanco más bonito de la provincia de Cádiz, admirando las vistas que desde su Torre del Homenaje tenemos de Zahara, el embalse y la Sierra de Grazalema. La vuelta la haremos por otro sitio, al objeto de contemplar como desembalsa el embalse de Zahara (dos meses después sigue desembalsando) y volviendo a Algodonales por montes bajos de olivos. Esto que parece fácil y que desde las altura (por Google Earth) se ve incluso viable; era una gran incógnita ya que nunca antes nadie lo había realizado y colgado en alguna de las numerosas web de rutas de la provincia. Así, que allá que nos fuimos de exploración.

Sierra de Líjar. Un parapente

Recuerdos del 2 de mayo de 1810

Y llegamos a Algodonales. Localidad gaditana y pueblo blanco. Puerta de entrada a la Sierra de Cádiz. Sobre una de las laderas de la Sierra de Líjar, crece Algodonales. Aquí el cielo lo sobrevuelan Alas Deltas y parapentes donde alzan vuelo desde los 1051 metros de altura del pico de Lijar. En tierra, llama la atención las numerosas referencias al paso de los franceses por la localidad hace 200 años, un 2 de mayo de 1810, donde sus habitantes se hicieron fuerte y resistieron heroicamente contra las tropas napoleónicas con más moral que fuerza dejando un reguero de 70 casas quemadas y más de 200 personas fallecidas. Aquel heroico y trágico suceso marcaría el devenir de la población para bien y para mal. 200 años después la recreación teatral de aquel día atrae a miles de turistas el 2 de mayo de cada año.

Desde la Plaza de Santa Ana, centro neurálgico de la población, iniciamos la marcha camino de Zahara de la Sierra. Y nunca mejor dicho ya que cruzaremos un arco con una indicación de tráfico dirección a Zahara.

La ruta consta de 20 Km. aprox. de los cuales aproximadamente 2 Km. son por carretera secundarias por lo que deberemos de tomar las oportunas precauciones. Salimos de Algodonales y nos llama la atención el correr del agua que baja de la Sierra de Líjar buscando el río Guadalete. Las canalizaciones artificiales permiten conducir el agua de la Sierra por debajo de las casas. Algunas de estas canalizaciones subterráneas por debajo de las casas tienen acceso directo desde la calle.

A medida que andamos vamos descendiendo. Pronto llegaremos a la carretera junto a la zona conocida como Las Huertas así como al puente que cruza la A-382. A continuación un pequeño atajo a la izquierda nos quita de la carretera por unos instantes hasta llegar a las inmediaciones de la estación depuradora de Algodonales. Cruzamos el Arroyo del Batán por la carretera para a continuación a 200 metros desviarnos a la derecha por una calzada o carril asfaltado de la cual sale un carril de arena en pendiente.

Saliendo de Algodonales

Por la zona de Las Huertas, la Sierra de Grazalema al fondo

Cruzando por un puente la A.382

Pequeño atajo a la izquierda que evita seguir por la carretera

Descendiendo por el carril asfaltado de la derecha una vez pasemos el arroyo Batán

Carril de la izquierda que nos llevará hasta Bocaleones

Sendero a Bocaleones, al fondo la Sierra de Líjar y Algodonales

Casa Pez

Descendiendo por el carril a Bocaleones. Zahara de la Sierra y el castillo al fondo

Cruzando el Guadalete pies en agua

El carril por el que venimos llega a las inmediaciones de la ribera del río Guadalete. Un pequeño carril se abre a nuestra derecha. Llegado a este punto el GPS nos indica que estamos en la Cañada de los Puertos a Ronda pero no existe cañada como tal. Solo este pequeño carril que lleva al Rancho Los Palmares junto al río Guadalete. Debemos de cruzar el río para así seguir por el carril de Bocaleones hasta las inmediaciones de Zahara de la Sierra. A pesar del agua se puede cruzar fácilmente descalzándonos. Eso sí, el agua baja fría. Un cartel de Parque Natural nos recuerda que estamos en los límites del Parque Natural de Grazalema. A unos 300 metros de donde hemos cruzamos dirección Zahara nos encontraremos con la unión del río Guadalete y el arroyo Bocaleones. Arroyo el cual, nos acompañará durante todo el resto de la ruta hasta llegar a la ladera del peñón de Zahara de la Sierra.

Parque Natural de Grazalema. Unión del  río Guadalete y el arroyo de Bocaleones.

Carril de Bocaleones entre juncos y cañas.

Carril de Bocaleones. Sierra de Líjar al fondo.

Llegamos a una nueva carretera que pasa por ser el Cordel de Arcos de la Frontera. Al no existir tal camino rural debemos de seguir dirección Zahara de la Sierra por la carretera durante un kilómetro aprox. Cruzaremos de nuevo el arroyo Bocaleones junto a área recreativa. Al poco y antes de iniciarse lo que parece ser una fuerte subida por la carretera a nuestra derecha parte un carril junto a un ceda el paso: es el tramo del Cordel de Arcos de la Frontera  que no es carretera sino carril asfaltado para luego a la izquierda convertirse en un auténtico antiguo cordel.

Carretera a Zahara de la Sierra desde Bocaleones.

Inicio del tramo final junto al ceda el paso o Cordel de Arcos de la Frontera tramo final

Por el Cordel de Arcos de la Frontera camino de Zahara de la Sierra

Zahara de la Sierra

Antiguo Cordel de Arcos de la Frontera – Zahara de la Sierra que conserva firme empedrado 

Llegando a Zahara de la Sierra por el Cordel de Arcos de la Frontera

Zahara de la Sierra pasa por ser el pueblo blanco más bonito de la sierra gaditana. Enclavada en el interior del Parque Natural de Grazalema y declarada Conjunto Histórico sus orígenes se remontan a la época musulmana de la que se conserva además del típico entramado urbano andalusí, el castillo (s. XIII), la recuperada Torre del Homenaje, el punto más alto de la ruta y los restos de la villa medieval con tramos de murallas y calzada árabe.

Su emplazamiento a lo largo de la ladera le da al caserío una fisonomía urbana peculiar que ya atisbamos desde la lejanía de Bocaleones. Coqueto casco urbano, de calles limpias y pocos coches aparcados (que es de agradecer) ayudan a que el paseo merezca la pena. Limpia y blanca. Llegamos al mirador junto a la Torre del Reloj. Nada desentona. Limpia y blanca. Los establecimientos comerciales así como la oficina de turismo comparten diseño en sus letreros. Guardan así la estética. Subiendo y subiendo llegamos a la Torre del Homenaje. Antes, hemos cruzado la villa andalusí donde llama la atención la calzada musulmana, tan distinta a la romana. El embalse al máximo de capacidad atrae la mirada perdida de turistas y octogenarios que se apoyan en la barandilla del mirador para hablar de sus cosas. Los turistas en lo alto de la Torre del Homenaje se maravillan. Y me preguntan donde queda Ronda. No se ve. A un lado vemos Algodonales de donde hemos salido. Al otro, Olvera. La Sierra de Grazalema y la Sierra de Lajarín. Son las 17 horas y toca volver. El embalse de Zahara-El Gastor nos espera. Y la sorpresa de verlo de desembalsar también.

Zahara de la Sierra

Las vueltas que da la vida. Zahara de la Sierra

Calle Olvera. Recibe su nombre precisamente por verse Olvera en el horizonte

Zahara de la Sierra

Calzada y ciudad medieval de Zahara de la Sierra

Sierra de Lajarín y embalse de Zahara-El Gastor desde el Castillo de Zahara de la Sierra

Zahara de la Sierra desde la Torre del Homenaje (619 m.)

Torre del Homenaje. Zahara de la Sierra

Reanudamos la marcha tras pasar cerca de dos horas en Zahara de la Sierra. El siguiente hito del camino lo constituye la presa del embalse de Zahara-El Gastor. El embalse presenta una imagen pocas veces repetida. Lleno total. El agua sigue cayendo por la rampa de más de 200 metros de largo casi dos meses después de que llegara a rebosar por dicho canal de labio fijo. El agua que desembalsa Zahara llena el embalse de Los Hurones. Para llegar nos metemos por el área recreativa permitiéndonos contemplar la bella estampa del embalse y el blanco caserío de Zahara evitando así la carretera. Junto a la rampa parte un carril cortada al tráfico que llega hasta los pies de la presa y que nos permitirá evitar una vez más el tráfico. A lo pies de la presa y al final del carril llegamos a la carretera de Zahara-Algodonales. Un carril parte a 100 metros. Será nuestro camino de vuelta a Algodonales. Montes bajos de fincas y cortijos. En una revuelta dejamos de ver Zahara y en otra, vemos Algodonales. Alegría. Una ruta que sin duda alguna volveremos a repetir.

José Manuel Oneto

Por el área recreativa bordeando el embalse hasta la presa

En la presa del embalse de Zahara-El Gastor a su capacidad máxima

A los pie de la presa

Caminando de vuelta a Algodonales

Algodonales, final de la ruta

Croquis de la ruta

Anuncios

4 Respuestas a “Senderismo: Algodonales – Zahara de la Sierra

    • Bonito lugar Zahara de la Sierra. En la tercera ocasión que se hizo esta ruta tuvimos coger por carretera (desde el mirador del embalse junto a la compuerta de labio fijo del embalse) hasta el inicio del sendero, un kilómetro aprox. ya que nos cruzamos con la Guardia Civil y está prohibido bajar por la zona indicada en el track hasta la base del embalse por ser zona restringida. Se avisará.

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s