El Bibliobús de la Sierra de Gibalbín


Bibliobús

Aparentemente es un vehículo abandonado más. Solo aparentemente. Nos lo encontramos abandonada en una ruta en bicicleta camino de las Laguna de Los Tollos. Mis compañeros de ruta no se percataron de ella pero yo si. Se trata de un antiguo bibliobús.

Mi curiosidad nació hace un año tras conocer la existencia de este servicio prestado en ciudades y barrios periféricos de Madrid y Barcelona que a principio del siglo XX no contaban con bibliotecas públicas. Era una forma de acercar la lectura, la cultura, a los ciudadanos. Pero su origen en España se remontan a los años de la guerra civil. Corría el año 1938 cuando el primer bibliobús se pone en marcha. Y curiosamente, no para dar un servicio al ciudadano, sino a las tropas republicanas que luchaban en el frente. La guerra que lo vio nace, acabó con él, y el bibliobús realizó su último servicio cargado de intelectuales españoles camino del exilio.

No será hasta el año 1953 cuando  de la mano de la Dirección General de Archivos y Bibliotecas se ponga de nuevo en marcha un nuevo servicio de bibliobús. En un país donde la mayoría de sus conciudadanos no sabía ni leer ni escribir, el bibliobús debía ser todo un acontecimiento. Más aún, en la zonas rurales, donde el índice de analfabetismo era mucho mayor, y donde sólo unos pocos sabían leer. Viendo las imágenes del reportaje ¿te acuerdas?, del TD1, parece mentira que algo así, tan básico como saber leer o escribir, fuera algo tan excepcional.

Telediario TVE1, sección ¿Te acuerdas? En busca del lector.

Los primeros bibliobuses fueron diseñado por bibliotecarios dependientes de la D.G de Archivos y Bibliotecas. Seguían modelos exitosos en otras ciudades europeas pero con algunas novedades como el uso de remolque para albergar la colección de libros y las dos puertas, una de entrada y otra de salida. La idea del bibliobús fue cuajando hasta que en los años 70 se vivió un verdadero boom de estos vehículos dando servicios a los núcleos rurales de provincias como la de Sevilla.

Como si de un capítulo de Cuéntame se tratase viajamos en el tiempo sentado en este viejo bibliobús abandonado. Cuadrado como una caja de cerillas, me adentro en el mismo y descubro las viejas estanterías donde seguramente no faltaban ni el Quijote ni la Biblia. Y no sólo viajaban los libros. En un recorte del ABC del año 1977 se buscaba a “jóvenes de ambos sexos, dispuestos a viajar por Andalucía en Bibliobús-exposición, para promoción de la revista -Convivencia-. Se ofrecía dietas y comisiones a convenir”.

Si curioso es el anuncio del ABC más aún fue descubrir en dicha hemeroteca una fotografía del bus sobre el que hoy me siento a retratar. El mismo. Igualito. La misma caja de cerillas pero casi 40 años antes. Con sus ventanas y sus faros. Y el mismo letrero anunciador “Bibliobús“. No hay duda es el mismo. Por entonces, un 8 de junio de 1972, el presidente de la Diputación de Sevilla, inauguró el vehículo, después de haberse efectuado la bendición del mismo. Hoy, 40 años después duerme y ve pasar el tiempo a los pies de la Sierra de Gibalbín.

Bibliobús Diputación de Sevilla año 1972 en la actualidad.

José Manuel Oneto

Para saber más:

Anuncios

7 Respuestas a “El Bibliobús de la Sierra de Gibalbín

  1. Estimado José Manuel:

    Enhorabuena por el artículo! Les ha dado un enfoque muy cercano y has proporcionado unos datos que desconocíamos sobre los bibliobuses andaluces, gracias a un trabajo de investigación muy loable. Si no tienes inconveniente pretendemos hacer un enlace a tu artículo desde la sección de Bibliografía a texto completo de la web de ACLEBIM, bibliobuses.com

    Un saludo.

    Roberto Soto

    • Hola Roberto,
      Muchas gracias por tu comentario. Para mi fue toda una sorpresa. Podéis hacer uso del artículo sin problema. Saludos, José Manuel.

  2. Hola Mercedes,
    Es curioso como para cada uno de nosotros nos recuerda a algo: que si está en el Km. 13 e hicieron las casas redonda para que los espíritus no se quedasen en las esquinas, que si son para no limpiar, que si la “casa de los enanitos”, o como “las de Goku”… creo que ya se merecen un grupo Facebook!

  3. ¡¡Qué recuerdos!! Cuando era más joven y salir de marcha era ir varios días de treking, me he encontré muchas veces el bibliobus por pueblos de la provincia. Alguna vez entré en ellos para leer mientras afuera hacía un tiempo de perros y la tienda de campaña estaba totalmente calada (San José del Valle en 1.973)

    • Es maravilloso viajar… pero hacerlo en el tiempo, es vivir emociones y sensaciones diferentes… a veces inexplicables. Este artículo, así como la mayoría, transmiten si no este, parte de esa sensación, y me alegra que haya más gente que lo comparta. Gracias por permitir compartirlos mediante este blog.

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s