Senderismo: Molinos de Santa Lucía


Distancia: 21.2 Km.
Dificultad: Media.
Duración: 7 horas. (2 h. de parada)
De interés: Molinos de viento de Vejer de la Frontera, molinos de Santa Lucía, acueducto de Santa Lucía.
Permisos: NO.
Modalidad: Lineal.
Ruta vía satélite: Molinos de Santa Lucía.
A tener en cuenta: El camino que parte desde el restaurante-pizzería de La Muela al Paraje Natural de Santa Lucía al parece puede ser privado. No confirmado.

Vejer de la Frontera.

Primera ruta tras el verano. Día de reencuentros tras unos meses de verano donde el número de rutas las hemos reducido a un par de ellas por el pirineo aragonés y alguna que otra en bicicleta. Reencuentros en el Mercadona y en el bus, donde viajaban desde Cádiz, Miguel Ángel, Ana y Miguel, quienes habían optado por coger el bus en Cádiz a las 9. am.  Encuentro, que no reencuentro, con Paco Vera, autor del blog Ch´usay, quién decidió acompañarnos en el día de ayer después de meses leyéndonos y alguna que otra fallida ruta.

Allí estábamos casi todos, decididos a conocer unos molinos de vientos del siglo XIX en Vejer de la Frontera y un acueducto romano de donde el agua cae en escorrentía por el propio sendero, preludio de lo que nos esperaba un poco más adelante, los molinos de Santa Lucía.

Vejer de la Frontera; no hay dos sin tres, ni tres sin cuatro. Visitada por nosotros en varias ocasiones, descubro en cada ruta algo nueva de ella. Recónditos no antes andados, cañones en sus paredes no antes vistos, molinos no antes visitados. Allí nos fuimos desde la Estación de Autobús junto a la Oficina de Turismo después de departir durante una larga hora, un desayuno, con los ya amigos, de esta particular familiar.

Desayunando en la cafetería El Parque, Vejer de la Frontera.

Desayunamos en el la terraza de la Cafetería-bar El Parque donde nos atendieron amablemente a tantos cafés, medias, enteras, zumos y colacaos. Buen lugar este para desayunar antes de iniciar la ruta por su localización y su tostadas. Tras eternizar el desayuno reanudamos la marcha camino de los molinos. Antes, recorrimos las principales callejuelas de Vejer, bonito lugar este para pasear y perderse descubriendo al pasar la esquina una puerta árabe, parte de la muralla, el mirador de las cobijadas y el castillo. Dejando a nuestra espalda el centro histórico comenzamos a subir levemente a la zona más moderna de la ciudad, lugar donde se localizan los molinos de San Francisco, San José y San Antonio. A pesar de recibir nombre de santos, en Vejer de la Frontera, se les conoce al conjunto como los molinos de las Tres Avemaría.

Estos molinos fueron importados del levante español a mediados del siglo XIX para moler el trigo y han sido usados hasta mediados del siglo XX. El hijo de uno de los últimos trabajadores del molino nos dará una improvisada clase interpretativa del funcionamiento del mismo. Me llama la atención un elemento del molino que él llama rabo. Se trata de una larga viga que desde el suelo se apoyo sobre el molino. Según parece el rabo era utilizado para mover la parte superior del molino ya que está era móvil, al objeto de orientar los molinos a la dirección del viento. Los mismos burros utilizados para transportar el trigo serán utilizados para empujar el rabo y trasladar así, las aspas a la dirección que les interesaba.

El molino manchego no era útil para Vejer de la Frontera por sus fuertes vientos. Usaron el modelo mediterráneo adaptándola a los vientos del litoral de La Janda. Los muros de la torre por ejemplo son más gruesos que el modelo manchego. Curioso también la distribución de sus puertas y ventanas: 2 puertas y 4 ventanas, una por cada punto cardinal.

Molino de San José, Vejer de la Frontera.

Interior del molino de San Francisco, Vejer de la Frontera

Piedras moledoras del molino San Francisco. En segundo término el redor de esparto.

Otro aspecto que me llama la atención son las piedras moledoras. Y son dos, la volandera y la solera. La solera es la piedra fija y se rayaba para dejar salir la harina. Está, era recogida por un redor de esparto que funcionaba de guardapolvo. La finalidad de este guardapolvos era que toda la harina fuese al canalón que la conducía hasta los costales, situados en la planta baja. Los molinos fueron propiedad de su constructor, Joaquín Gallardo Sánchez, ahora lo son del Ayuntamiento de Vejer de la Frontera, que conjuntamente con la Junta de Andalucía los han restaurado.

Por el camino medieval de la Colada de Buenavista, Vejer de la Frontera.

Subiendo a La Muela por la vía pecuaria.

Volvemos al centro para encaminarnos ya sí a Santa Lucía. Bajamos del centro histórico por la Colada de Buenavista, hoy convertida en carretera. Durante un 1 km. andaremos con la máxima precaución por el margen izquierdo de la calzada. Andando por la izquierda nos toparemos al kilómetro con una senda a pie que desciende hasta la carretera. Llama la atención el camino empedrado que nos recuerda a otros tantos caminos medievales de la provincia de Cádiz. Ya en la carretera nacional camino nuevamente por la calzada 100 metros para seguidamente cruzar la carretera y subir a La Muela por una antigua vía pecuaria. Justo al principio de la cañada encontramos una baliza que nos dará la pista del camino. Junto al restaurante-pizzería de La Muela,  lugar del antiguo  Descansaderos de ganados de La Muela y el Algarrobo parte un carril que fue el tomado por nosotros para llegar a los molinos de Santa Lucía. Al paso de un vehículo nos advirtieron de la privacidad del camino. No obstante nos dejaron pasar aunque no gratamente.

Enfilamos los últimos metros para llegar a los molinos de Santa Lucía. Sorpresa grata está de los molinos. Como si de un tesoro se tratase, la vegetación lo abunda todo, en parte, gracias al manantial de La Muela, que vierte sus aguas en forma de cascadas y escorrentías por el sendero habilitado. El lugar es conocido como el Paraje de los molinos. En el lugar existen 5 molinos del siglo XV propiedad de la familia Medina Sidonia (descendiente de los Guzmanes Buenos). El agua que procede del manantial de La Muela da vida a todo el entorno. Tanta, que el lugar ha sido protegido mediante la figura de Paraje Natural. Los molinos son: Santa Lucía, Hoyo, Batán, Garrobo y Miraflores.

Acueducto de Santa Lucía, Paraje Natural de Santa Lucía.

Paraje Natural de Santa Lucía, al fondo Vejer de la Frontera.

Atarjea de Santa Lucía, Paraje Natural de Santa Lucía.

La vegetación lo cubre casi todo.

Descansando.

Campanillas.

Cascada del acueducto de Santa Lucía 

El acueducto de Santa Lucía se cree que tiene origen romano, con arcadas reforzadas en época musulmana. Según los historiados del lugar su utilidad era la de abastecer con agua a la antigua ciudad de Vejer de la Frontera. Típico de la construcción romana es la existencia de varios tramos de arcadas separados en el espacio, teniendo cada uno un pozo en uno de sus extremos por el que cae el agua que luego es recogida por una canal a nivel de terreno, para llegar tras un trecho a otra arcada que remite el mismo esquema. Desconozco si hay más tramos de arcadas del acueducto como el presente, ya que algunos compañeros de ruta me comentaron la posible existencia de dichos tramos más abajo. Así se salvan los grandes desniveles en el terreno, mediante la sucesión continua de pozos de resalto, que se emplean para aminorar la velocidad del agua. Desde lo alto del acueducto vemos un atarjea. Es una construcción utilizada para transportar el agua hacia el acueducto, de un molino a otro, o hacia las zonas de riego. El que vemos desde el acueducto es una atarjea a nivel de suelo.

Acueducto de Santa Lucía, Vejer de la Frontera.

Panorámicas de Vejer de la Frontera desde el Paraje Natural de Santa Lucía.

Asociación dRuta, Molinos de Santa Lucía.

Tras descansar y comer comenzamos lo más duro de la ruta. Las dos horas y media larga que dista el Paraje Natural de Santa Lucía de Conil de la Frontera. Siguiendo uno de los viarios interiores de la barriada llegamos a la Venta Los Tres Carriles.  Hay que estar atento a las balizas ya que se crea cierta confusión. La baliza se encuentra un poco más adelante junto a una pista deportiva en un carril paralelo a la carretera que nos conducirá a un carril en un prado próximo a un pinar. Las balizas nos van marcando el camino y empezamos a descender. Desde lo alto de la loma el carril deja entrever en el horizonte Conil de la Frontera. Desde aquí tenemos una buena panorámica de lo que nos queda por recorrer. Y también del prado de Castilnovo y su torre. Un panel informativo nos informa del pasado prehistórico de La Janda. Y es que esta zona de La Janda ha sido lugar de hábito desde tiempos antiguos. El interés de las comunidades prehistórica radica en el año 150.000 a.C. cuando comenzaron a adentrarse en sitios geográfico de montañas como donde nos encontramos. Esto pudo deberse a la búsqueda de nuevas materias primas como el sílex, que empleaban para la fabricación de herramientas de trabajo y de caza. Llegados a Patría cruzaremos la carretera de La Muela buscando la autovía. Una vez lo hayamos cruzado por el puente nos queda la parte más seca de la ruta por un páramos sin sombra. Se trata del Camino de los Moladores. El carril llega a su fin junto al río Salado que cruza parte de La Janda entre Cantarranas y Los Naveros y desemboca en Conil de la Frontera.

Descendiendo de La Muela a Conil de la Frontera.

Choza próximo al Cortijo de Patría, Vejer de la Frontera.

Enlazando con el Camino de los Moladores.

A 4 km. de Conil de la Frontera.

El páramo infinito, cerca de Conil de la Frontera.

Llegando a Conil de la Frontera.

Las balizas nos indican el final de la ruta por la carretera de El Palmar por Conil de la Frontera. La cantidad de coche que circulan por esta carretera en verano es impresionante. Su estrechez la hace sumamente peligrosa en verano. No obstante son sólo 500 metros. Llegamos a Conil de la Frontera. La ruta llega a su fin. Y qué mejor que celebrarlo tomando un refrigerio en una de las muchas terracitas próximo a la zona donde hemos aparcados los coches. Caras de felicidad y de satisfacción por haber realizado 21 km., sobre todo en las caras de los primerizos, dispuestos a repetir en la próxima.

José Manuel Oneto Mariscal.

Para más información:

Anuncios

7 Respuestas a “Senderismo: Molinos de Santa Lucía

  1. Estimados amigos,
    Una semana después aprovecho para contestaros a todos:

    – Mercedes eres una crack! Primer día y te metes 21 Km. (como una etapa del Camino). Por supuestos que repetiras y así lo espero. Aún te queda mucho que ver y conocer de tu provincia.

    – José Manuel, te sigo asiduamente y tengo pendiente experimentar el paseo en avioneta por la Sierra de Cádiz que hiciste hace unos meses. Por supuesto que estás invitado a unirte a las rutas. Ya lo comenté con Paco Vera, existen una serie de blogueros que escribimos asiduamente sobre los “encantos” de la provincia de Cádiz donde “bebemos” compartiendo experiencias y conocimientos. Algo que, de otra forma, sería mucho más complicado, por lo que parte del éxito de este blog también te lo debo a tu blog de donde he tomado algunas referencias para hacer rutas. Sigo leyéndote y bien podriamos organizar una ruta bloguera para conocernos. Saludos.

    – Manuel, estas invitado como el resto a participar de las rutas. Y sino, te animo a realizar por ti mismo con las explicaciones aquí dada. Saludos. José Manuel.

    – Pepe, ¡Qué nos queda por conocer!

  2. HOla!!! Enhorabuena José por el artículo!!! He de decir como primeriza que los 21 Km se me hicieron muy amenos gracias a la grata compañía de todos, me encantó conoceros, sois geniales!! Espero volveros a ver, pues pienso repetir, así que no os libraréis de mi!!!

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s