Vía Verde de la Subbética: Zuheros


Castillo de Zuheros, Córdoba.

Panel Informativo Ecomuseo-Cueva de los Murciélagos que dice así: “Declarada como Monumento Nacional en 2001, contiene uno de los yacimientos más completos e importantes del Neolítico y de otras culturas prehistóricas e históricas. Recibe su nombre por estar habitada por dichos mamíferos”.

A 4 Km. de la Cueva de los Murciélagos desde Zuheros. Pendientes muy atractivas para la bicicleta con el 10% sostenido y rampas de hasta el 14%.

Caminando por la carretera subiendo a la Cueva de los Murciélagos.

Zuheros desde la Carretera a la Cueva de los Murciélagos.

Al poco de ir andando por la carretera en el margen izquierdo se inicia una senda que sube hasta la cueva y que permite evitar el peligroso tramo por carretera

La Vía Verde de la Subbética visto desde el Cerro de los Murciélagos.

Subiendo a la Cueva de los Murciélagos por un camino empedrado. Al fondo la Sierra de la Subbética.

Cañón del río Bailón por donde volveremos tras visitar la Cueva de los Murciélagos.

 

Cruz de la Atalaya. 

Distancia: 8.5 Km. aprox.
Dificultad: Media-baja
Duración: 7 horas aprox. (incluye paradas y visita a la cueva)
De interés: Zuheros, Castillo de Zuheros, Ecomuseo, Cueva de los Murciélago, Cueva del Fraile, río Bailón, Tajo del Charco Hondón.
Permisos: NO. Entrada a la cueva: 5 € (diciembre de 2010)
Modalidad: Circular.
Ruta vía satélite: Zuheros – Cueva de los Murciélagos

Vía Verde de la Subbética: Cabra-Zuheros

 Vía Verde de la Subbética: Zuheros-Martos 

Jornada de descanso en Zuheros (a nuestra manera…) durante la ruta cicloturista que nos está llevando a recorre buena parte de la geografía andaluza entre Puente Genil y Jaén. Después de realizar prácticamente la mitad del recorrido y con varios días por delante para llegar a Jaén con tranquilidad, optamos por hacer algo de turismo a pie… ¡qué no todo va a ser bicicleta!.

Hospedados en el Hotel Rural Zuhayra dejamos las bicicletas a buen reguardo en el hotel y marchamos bastón en mano y mochila a la espalda a la Cueva de los Murciélagos. Por delante, aproximadamente 5 Km. que se convertirán pronto en 15 Km. al descubrir un sendero de la Consejería de Medio Ambiente en la carretera de acceso a la Cueva de los Murciélagos.

Desde la Oficina de Turismo de Zuheros nos informan que no hay un sendero habilitado para subir a la Cueva de los Murciélagos. Algo poco lógico en un pueblo que vive del turismo rural. Así que nos tiramos a la carretera de acceso a la cueva.

10% de desnivel, una carretera de curvas y la cueva a casi 1000 metros de altura prometen bonitas panorámicas. A medida que subimos al Cerro de los Murciélagos las vistas mejoran y Zuheros se deja ver en su plenitud. Nos recuerda a las bellas estampas de los pueblos blanco de la Sierra de Cádiz y es que la población ha salvaguardado su antiguo trazado urbano mudéjar tan característico. La población nació durante la dominación musulmana al amparo del actual castillo de Zuheros que se construyó con el objetivo de proteger el paso desde Córdoba al Reino de Granada.
 
La Cueva de los Murciélagos es una joya kárstica que forma parte de un importante yacimiento arqueológico del Neolítico Hispano-Mauritano. La cueva ha sido habitada desde entonces, se han encontrado restos arqueológicos de todas las épocas, pinturas rupestres, etc. pero no sería hasta el año 1938 cuando la cueva se explora concienzudamente, hallándose al final de la cueva un esqueleto fósil y un pequeño lago en cuyas orillas se encontraron algunas vasijas.

La carretera por la que subimos también tiene su historia. Hoy para el visitante es una carretera más, pero para los zuhereños no es así ya que suponía un impulso económico para la localidad con objeto de abrir al turismo la cueva. ¡¡Quién le diría a aquellos zuhereños por la década de los 70 que casi 40 años después lo que motiva a la gente como nosotros es subir a pie!! Mientras, nosotros, con la tranquilidad y el sosiego que da subir a pie, descansando y retomando el paso a nuestro ritmo, descubrimos el blanco caserío zuhereños, agazapado, en torno a su viejo castillo y a los pies del Cañón del Bailón.

Al poco de iniciar la ruta por la carretera un pequeño sendero sin señalización sale del margen izquierdo de la carretera en una curva cerrada. El sendero empedrado en sus inicios sube el Cerro de los Murciélagos dejando a nuestra derecha la serpenteante carretera de acceso a la Cueva. Así evitamos andar por la carretera y a la postre disfrutar aún más del paisaje.

Casi ya en la cima llegamos a las inmediaciones de la Cruz de la Atalaya que bendice con sus amplios brazos estas tierras. Ya en la cueva visitamos el Ecomuseo donde una pequeña exposición nos da la bienvenida. A la hora estipulada nos citamos en la entrada de la cueva, a unos 200 metros del Ecomuseo, donde nos espera la guía. Está nos relata que visitaremos el 25% de la cueva, salvando 800 escalones y 80 metros de desnivel descendente.

En el interior aún se siguen realizando intervenciones arqueológicas que han derivado en el descubrimiento de restos que permiten suponer que un grupo de Neandertales se estableció en la cueva durante cortos periodos de tiempo para usarla como refugio hace unos 40.000 o 35.000 años. Uno de los aspectos más importante de la cueva son sus pinturas rupestres donde se representan cápridos (ciervos, cabras…) con cornamentas muy desarrolladas. Las pinturas junto a una sala de estalactitas y estalagmitas de formas mil completan la visita a la cueva.

Maqueta Cueva de los Murciélagos. Ecomuseo.

 

Haciendo “tiempo” en el Ecomuseo a la espera de visitar la Cueva de los Murciélagos.

Entrada a la Cueva de los Murciélagos.

Panel Informativo.

Iniciando el camino de vuelta a Zuheros buscando el Sendero del río Bailón.

Sendero del río Bailón.

Cuevas junto al sendero del río Bailón.

Cueva del Fraile. Sendero del río Bailón.

El río Bailón baja bravo e inunda los pasos habilitados para los senderistas. La tentación de cruzar fue grande. Agua hasta la cintura.

Empieza a llover.

 

Tajo del Charco Hondón. Zuheros al fondo.

La noche cae en Zuheros. Panorámica desde el Tajo del Charco Hondón.

Mapa de la ruta.

Descendiendo de la cueva por la carretera a unos 2 km. aprox. nos encontramos un panel informativo de “Sendero”. Se trata del sendero señalizado del río Bailón. Alcanzando la orilla del río Bailón descendemos a Zuheros por el margen derecho del río disfruta desde la distancia de un rosario de cuevas y abrigos que cuelgan de las paredes del cañón. Pero sólo una, nos llamará poderosamente la atención, se trata de la Cueva del Fraile. Su nombre viene de la roca que se encuentra en su umbral de entrada y que se asemeja a un gigantesco monje encapuchado… (aunque ciertamente poco de monje tiene) así que cada uno deje volar su imaginación.

Con las intensas lluvias de días pasado el río baja bravo por lo que extremamos las precauciones a la hora de cruzarlo (hasta 2 veces, aunque nosotros solo lo tuvimos que hacer una sola vez). Cuando tenemos la impresión de que todo lo que había que ver está ya visto y la lluvia empieza a caer sobre nuestras cabezas, el blanco caserío de Zuheroa se deja ver entre el oscuro cielo y los dos macizos rocosos que forman el Tajo del Charco Hondón, recordándonos su presencia, a lo largo de los siglos, como guardián de la entrada a la sierra y donde en el día de hoy, el rió Bailón forma una espectacular y ruidosa cascada. Broche de lujo para nuestra jornada de descanso.

José Manuel Oneto Mariscal.

Anuncios

3 Respuestas a “Vía Verde de la Subbética: Zuheros

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s