La Mina de Azufre de Conil de la Frontera


Azufre cristalizado. Conil de la Frontera (Cádiz). Donado por D. Antonio Machado. Museo Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla.

Entre los muchos recursos naturales con los que cuenta la provincia de Cádiz me llamó poderosamente la atención la existencia de una mina en Conil de la Frontera. Por todos nosotros son conocidas y famosas las minas de río Tinto en Huelva… pero, ¿existía en Cádiz una mina tan famosa que todos los museos de Ciencias Naturales europeos venían a Conil de la Frontera a llevarse pieza de azufre cristalizado para sus colecciones durante los siglos XVIII y XIX? No tenía ni idea. Pero parece ser que sí. ¿Existiría aún hoy día? me pregunté.

Hasta ahora, lo más histórico y reconocible para mí de dicha localidad gaditana eran sus playas, su pasado más reciente ligado al maremoto causado por el terremoto de Lisboa de 1755 y la hermosa Torre de Castilnovo; pero desde hace un año andaba (y aún ando) detrás de una mina de azufre, localizada a unos 5 km. de Conil de la Frontera de donde se extrajó unos ejemplares de azufre cristalizados únicos en el mundo. Y subrayo lo de único.

Para mi sorpresa, yo, no era el único a quién la existencia de una mina de azufre había cautivado su curiosidad: un profesor de geología de un instituto gaditano (mi amigo, Juan Aznar) y los compañeros de BiciNOPro se habían puesto de acuerdo, sin saberlo, a buscar, localizar y visitar por separado un mismo lugar, la denominada antiguamente “Mina Caucaso”, o día en el interior de la finca llamada “La Mina”.

Tal fue su importancia que, cuando aún no existía esto a lo que llamamos turismo, los libros de viajeros ingleses y franceses de finales del siglo XVIII y principios del XIX que se constituían como auténticas guías de viajes -los llamados ” viajeros románticos”-, ya se mencionaba de una u otra forma la existencia de azufre en Conil. Así lo recoge Richard Ford cuando afirma: “A la derecha está Conil, a tres leguas de Chiclana y a dos de Cabo Trafalgar. Fue construido por Guzmán el Bueno y era famoso por sus pesquerías de atún (…) La almadraba, o pesca, solía ser temporada de festejos (…) Cerca de Conil hay azufre”.

También habla de la misma Simón de Roja Clemente Rubio, quién realizó un recorrido a cargo del Real Jardín Botánico de Madrid por tierras gaditanas: “Hacia 1760 –cuenta Rojas-se comenzó a beneficiar la mina por la Real Hacienda (…) construyeron el edificio de fundición y alojamiento y se comenzó a trabajar con mucho lucro. El azufre se enviaba a la Carraca y a Cádiz, pero la falta de leña hacía muy costosa la empresa, que se abandonó en 1764. Permaneció abandonada la mina hasta 1790, cuando D. Francisco Molina fue enviado para sacar muestras de ella… bellos cristales de azufre que en seis cajones, de más de 12 muestras cada uno, se remitieron a Madrid. Varios ejemplares o muestras quedaron en poder de los trabajadores y curiosos del Pueblo, la mayoría de los cuales fueron a parar a Cádiz” Los cristales, que el mismo Rojas pudo extraer personalmente, eran “octaedros bastante prolongados y de tamaños muy diversos”. Ya en 1809, en su segunda visita, da noticia de que la Guerra de la Independencia había obligado a pensar en reabrir la Mina de Azufre, ante la escasez de municiones, para lo que fue comisionado don Antonio López de Haro, que inició los trabajos tendentes a levantar una Fábrica, aunque Rojas piensa que la Mina, “famosa en Europa por los bellos cristales que se ven en los Gabinetes” seguirá siendo poco rentable, por lo “costoso y difícil de su aprovechamiento… y lo muy diseminado del mineral”.

Por desgracia a mis amigos de BiciNOPro y Juan Aznar la exploración en búsqueda del azufre fue del todo infructuosa. La imposibilidad de acceder a la mina al encontrarse en una finca privada les llevó al traste cualquier intentona. Y de los propietarios de la finca “La mina” no sabíamos nada. Mi gozo en un pozo.

Un año después, durante el mes de febrero del presente 2011, descubro durante mi visita al Museo de Ciencias Naturales de Madrid, en la exposición permanente de “Minerales, Fósiles y Evolución humana” una grata sorpresa; en el folleto informativo que se le da a los visitantes que adquieren una entrada al museo con todo lo que puede ver, tocar y oír, leo lo siguiente:  “La exposición termina con una muestra de la colección de minerales que reúne piezas que datan de los orígenes del museo, metales, piedras preciosas y ejemplares de alta calidad mineralógica” destacando sobre toda la colección dos únicos ejemplares: el conocido como “espejo del inca” y el “azufre cristalizado de Conil de la Frontera (Cádiz)”.

¡Voilá! Un año después, tras exploraciones infructuosas, ahí lo tengo, sobre impresionado en un folleto que leo en el metro camino de Atocha. “Considerada una de las piezas más antiguas del museo, sin rival en el mundo por la perfección, belleza y tamaño de sus cristales. Llegó al Real Gabinete por encargo del Conde de Floridablanca en 1792”. Y yo… camino de Atocha, me he ido sin verlo. De nuevo, mi gozo en un pozo.

Extracto del folleto del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (MNCN) donde se hace referencia al azufre cristalizado de Conil de la Frontera (Cádiz). Dice así: “El azufre cristalizado de Conil de la Frontera (Cádiz) es una de las piezas más antiguas del museo, sin rival en el mundo por la perfección, belleza y tamaño de sus cristales. Llegó al Real Gabinete por encargo del Conde de Floridablanca en 1792“.

Los célebres fragmentos de azufre cristalizado, de los que se conservan en el museo más de 60, fueron recogidos por Francisco José Molina, uno de los mayores recolectores de finales del siglo XVIII, y desde entonces forman parte del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.

Fue en eso momento cuando entendí la importancia y excepcionalidad de lo que mis amigos Juan Aznar, BiciNOPro y yo andábamos buscando. El azufre cristalizado de Conil de la Frontera no era una pieza más del museo. Tal excepcionalidad, belleza y perfección cautivó a muchos geólogos de todo el mundo que optaron llevarse (quizás hasta esquilmar la mina) ejemplares de azufre cristalizado de Conil de la Frontera a todos los museos de Ciencias Naturales del mundo, entre ellos, un ejemplar donado por un particular al Gabinete de Historia Natural de Sevilla.

Ese particular fue un geólogo, gaditano y abuelo de poetas: Antonio Machado Núñez. Nacido en Cádiz en 1815 fue decano de la Facultad de Ciencias de Sevilla y fundó el Gabinete de Historia Natural de Sevilla en 1850. El origen de la colección se remonta a dos cajones de minerales y un esqueleto donados por el Gobierno, procedentes del Real Colegio de Medicina y Cirugía de Cádiz, pero será Antonio Machado Núñez con sus donaciones quién aportaría el mayor número de piezas. Entre ell0s varios fragmentos de azufre cristalizado de la Mina Caucaso en Conil de la Frontera. ¿Sería posible, ante la imposibilidad de ir insitu a la mina, ver esos fragmentos o piezas de azufre cristalizado?

La respuesta la recibí días después en mi correo electrónico. Matilde Forteza González, profesora titular de la Universidad de Sevilla (US) me comunicaba que con motivo de los actos conmemorativos del VII Aniversario del Centro de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad, el 13 de abril de 2011, se había inaugurado una exposición de Geología en la que se exhibía parte de los fondos del Museo Geológico de Sevilla, entre los que se encontraban 1 ejemplar de azufre cristalizado donado por Antonio Machado Núñez.

El pasado viernes, 30 de abril de 2011, fui a verlos. Y allí estaban, casi 150 años después, 1 pieza de azufre cristalizado de Conil y otras piezas de azufre en caliza, donadas al museo universitario por uno de sus más ilustres docentes. Una hora y más de 30 fotografías desde todos los ángulos suscitó la curiosidad de algún becario investigador, que al verme, no entendió tanta atención. Me tacharía de loco si me parara a explicárselo.

Pero no queda ahí la cosa. Mi sorpresa fue mayúscula al conocer, mientras me documentaba para la redacción del presente artículo, que días previos a mi visita, los alumnos del IES Los Molinos, de Conil de la Frontera, visitaron la citada finca “La Mina” y el museo etnográfico donde al parecer se conservan varios fragmentos de azufre y piedras de moler.  José Manuel Oneto Mariscal.

Azufre cristalizado. Conil de la Frontera (Cádiz). Donado por D. Antonio Machado. Museo Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla. Una pena que dicha pieza se encuentre al fondo del expositorio y con poca luz. Se identifica como “Nativo” a los minerales formados por un sólo elemento químico (metal o no-metal). Los metales son blandos, dúctiles y excelentes conductores térmicos y eléctricos. Los no-metales tienen estructuras y propiedades muy diversas.

Celestina con azufre. Conil de la Frontera (Cádiz). Donado por D. Antonio Machado. Museo de Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla.

Otros azufre (piezas inferiores). De izquierda a derecha: Azufre Nativo de Conil. Azufre Nativo Estratificado. Sierra de Gádor (Almería). Azufre Nativo (Islas Canarias). Museo Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla.

Azufre Nativo en caliza. Conil de la Frontera (Cádiz). Donado por D. Antonio Machado. Museo Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla.

Azufre Nativo en caliza. Conil de la Frontera (Cádiz). Donado por D. Antonio Machado. Museo Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla.

Azufre Nativo en caliza. Conil de la Frontera (Cádiz). Donado por D. Antonio Machado. Museo Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla.

Dendritas de turmalina que asemejan helechos en el granito de Gerena (Sevilla). Museo Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla.

Expositores. Museo Geológico de Sevilla. Universidad de Sevilla.

Si usted que lee este artículo tiene conocimientos históricos de la mina de azufre de Conil de la Frontera o acceso a la misma, estaría muy congratulado en concertar una visita privada. Email: asociaciondruta@hotmail.com

Para más información:

Anuncios

14 Respuestas a “La Mina de Azufre de Conil de la Frontera

  1. magnifico articulo y una preciosidad de relato , mi hija esta triste porque quiere ver el azufre de conil insitu porque lo vimos en el museo de madrid ( ciencias naturales ) y vivimos en Chiclana .

    sabes o conoces alguna posibilidad para verlo cerca de chiclana aunque sea tan solo las trazas del azufre , te lo agradeceriamos para que no llore mas ?

    Sinceramente gracias por tu maravilloso estudio historicoy geologico de esta parte de la geografia gaditana .

    Un saludo

  2. Leyendo el libro “El arsenal de Cartagena en el siglo XVIII” de Maria Teresa Perez-Crespo”, en el Capítulo IV, pagina 172, dice: “la provisión de azufre para los tres Departamantos de la Armada.(Cádiz, Ferrol y Cartagena) lo hace de Conil”.

    • Gracia José por aportar un dato históricos más que denota la importancia histórica que tuvo este yacimiento. Saludos y espero muy pronto poder saludarte en el Museo de Raices Conileñas. Saludos. José Manuel.

  3. Soy Emilio Sastre,maestro en conil desde el año 1973,a principio de los 80 con mis alumnos de octavo de EGB,iniciamos una investigacion sobre todo lo escrito,documentado,fotografiado,escuchado,hablado,…de la mina de azufre.Si estais interesados en datos y/o visita contactara conmigo.emilio sastre dominguez c/torre de la atalaya 10 o en mi email emialcrebite@hotmail.com

  4. No eres el único que está interesado en este yacimiento de azufre. Los aficionados a la geología de Córdoba llevamos años intentando tener datos sobre la localización del yacimiento del qeu se hace referencia abundante en la literatura, pero del que no se sabe nada mas.
    Recientemente he estado en la zona, y me ha llamado la atención el fuerte olor a compuestos de azufre que hay, he intentado ver el manantial de Fuente Amarga en Chiclana, (Aguas sulfurosas), y he recorrido desde Chiclana a Zahara de los Atunes, pasando por Conil y Barbate, sin desprenderme del olor a SH2 ¿? Quizas sea mucho suponer, pero podría ser que en la zona haya mas yacimientos, afloraciones y/o filtraciones. Sería interesante tener mas información sobre vulcanismo, aguas termales, etc en esta zona.

    • Hola Antonio,
      Soy un total ignorante sobre estos temas pero me pareció super interesante cuando me enteré de ello y cada vez que busco o me topo con información relacionada con las Minas de Azufre de Conil de la Frontera más interés suscitan en mí. Hace cuestión de días tuve la suerte de visitar la Mina de Sal de Hallstatt, muy cerca de Salzburgo en Austria. Quedé fascinado, no sólo por la riqueza natural que supone la existencia de la propia mina, sino también por cómo se ha aprovechado como recursos turístico y educativo. Pura envidia.

  5. ¡Gracias a todos por los elogios! Queda claro, creo, que ha sido una aventura redactar y llegar para mi hasta ese momento de verlo de cerca, aunque fuera en el interior de una urna, porque más allá del valor que para el común pueda tener una piedra de cristal, para mi, como para vosotros -por lo que se desprende de vuestro interés- se ha convertido en un hobby recuperar y desempolvar pequeños cachitos de historia de nuestra tierra para compartirlo con vosotros a través de la escritura o la fotografía (y cuando se tercia, haciendo una rutita al lugar en cuestión). Gracias.

  6. ¡Magnífico reportaje!

    A ver si entre todos conseguimos que se de a la mina el tratamiento como paraje que merece (un acceso digno y algún cartelito).

    Hay azufre de Conil, o se cita, en muchos de los museos de historia Natural de Europa. Por la superficie del paraje se encuentra cristalitos milimétricos y fragmentos de calizas con azufre que, lejos de cualquier valor económico, tienen un interés didáctico y naturalista importante.

    Por curiosidad, el Antonio Machado citado es abuelo de los poetas Manuel y Antonio Machado y el gran introductor de las teorías Darwinistas en España.

    Un saludo,

    Juan

    • Juan,
      Un placer verte por aquí. A ver si poco a poco conseguimos dar a conocer la mina, que como muy bien dices, su interés didáctico y naturalista es importante.

      Saludos,
      José Manuel

  7. Magnífico reportaje, como todos los vuestros. LA Revista EDUCA (de la Delegación Provincial de Educación) publicó en la década de los 80 un completo estudio de la mina incluyendo un amplio listado de muesoe de todo el mundo que tenían azzufre de conil. Buscaré a ver si la encuentro por casa…

    • Se puede hablar de telepatía. Precisamente tenía la intención de compartir y elaborar entre todos un mapa con los lugares exacto (museos, colecciones…) que cuenten en sus depósito con azufre cristalizado de Conil de la Frontera. Tengo constancia de que existen fragmentos en Paris, Londres… y en Madrid, donde además del Museo Nacional de Ciencias Naturales existen otros en el Museo Geológico de Madrid. Espero que encuentres la Revista, tiene que estar interesante saber si existe algún depósito de azufre cristalizado en la propia provincia de Cádiz.

  8. Curioso e interesante artículo y muy currado, no tenía ni idea de la mina de azufre de Conil. Espero puedas conseguir la visita a la mina.

  9. Muy interesante, había escuchado algo, pero no con tanta descripción y detalles. Intentaré preguntar.
    Saludos

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s