Dolmen de Alberite (Villamartín)


Señalización dolmen de Alberite

Dolmen de Alberite (vista desde la cámara funeraria)

Dolmen de Alberite. Villamartín (Cádiz).

Dolmen de Alberite. Villamartín.

Qué tienes que saber: El Dolmen de Alberite situado a cuatro kilómetros de Villamartín conserva parte de la decoración esquemática que tuvieron en el momento de su construcción y donde sobresalen diversas pinturas en ocre y sobre todo grabados representando soles, armas, cazoletas y algunas formas humanas. Todo el interior del monumento estuvo pintado en rojo, lo que aumentaría aún más el carácter sagrado del sepulcro. El acceso es libre.

En Villamartín se encuentra uno de los yacimientos arqueológicos más importante de la provincia de Cádiz. José Ramos Muñoz, historiador de la Universidad de Cádiz, afirma que el dolmen de Alberite es la joya de la prehistoria gaditana. Y lo tenemos aquí cerquita. Nos situamos en el contexto histórico y para ello es preciso viajar en el tiempo 6000 años, al siglo IV a.C.: el Neolítico. Ya hemos dejado atrás el Paleolítico y con ello, un modo de vida basado en la caza y la recolección. Un clima templado propició hace mucho tiempo abandonar las cuevas, y los asentamientos al aire libre se hicieron permanentes. De nómadas pasamos a sedentarios y aprendimos a domesticar animales y plantas: nace la ganadería  y la agricultura.

En un lugar próximo a la actual localidad gaditana de Villamartín en un emplazamiento muy próximo al río Alberite en el año 4000 a.C. debió asentarse una comunidad neolítica que decidió realizar un enterramiento monumental colectivo: un dolmen. Éste, se descubrió 6000 años después por unos campesinos que trataban de retirar con una excavadora un conjunto de piedras, parcialmente enterradas, para poder cultivar el terreno. La antigüedad del conjunto, datada con carbono 14, y lo que en su interior se descubrió justifican por sí mismo, la importancia de Alberite. Las piezas se exponen de forma permanente en el Museo de Cádiz:

– Útiles de piedra pulimentada, una azuela, una gubia y un hacha.
– Útiles de piedra tallada (cuatro grandes láminas de sílex).
– Una paleta para el ocre.
– Un prisma de cristal de cuarzo de 20 cm. de longitud.
– Y más de un millar de cuentas de collar realizados de variscita, huesos, cochas y ámbar.

Se conoce tan poco sobre el megalitismo y los rituales de enterramiento en el Neolítico peninsular, que encontrar un importante ajuar como el de Alberite permite a los historiados abrir nuevas líneas de investigación e hipótesis. Por ejemplo, en el caso del prisma de cristal de cuarzo, desde la web del museo se afirma que es una de las piezas prehistóricas de mayor interés de la provincia de Cádiz motivado por la simbología que supone encontrarlo en un enterramiento. La rareza del material, procedente de un área distante, más allá de Sierra Morena, y su depósito en el enterramiento tiene una finalidad de prestigio y, sin duda, vinculada a una mentalidad mágica, que atribuía ciertos poderes a los materiales raros como éste. Se estima que era una pieza al alcance de pocas comunidades, por lo que su depósito en el interior del dólmen de Alberite indica la especial veneración de que era objeto.

Prisma de cristal de cuarzo (4ooo años a.C). Dolmen de Alberite (Villamartín). Museo de Cádiz.

Dolmen de Alberite durante los trabajos de conservación (antes a la colocación de la cúpula de nueva construcción que protege el conjunto). Imagen: Ayuntamiento de Villamartín.

La visita al dolmen de Alberite forma parte de la ruta entre Villamartín y Prado del Rey. Entre ambas poblaciones serranas, a las puertas del P. N. de la Sierra de Grazalema y junto al río que da nombre al conjunto arqueológico, en una zona que sigue siendo propicio para el cultivo, se asienta una comunidad neolítica que debió vivir no muy lejos del conjunto monumental, tal vez al otro lado del río Alberite (respecto al dolmen), en una zona donde se han identificado restos de una alquería musulmana. No se tiene constancia del lugar exacto por falta de huellas arqueológicas (herramientas de labranzas, cerámicas, etc.) que evidencien su presencia más allá de éste y otros dólmenes sin excavar.

El dolmen de Alberite es de tipo galería, presentando algunas curiosidades que son interesantes que conozcáis. Algunos ortostatos presentan colores rojizos, ocres, que los integrantes de la comunidad usaban con fines rituales. La paleta para el ocre descubierta junto al prisma de cuarzo delata el uso más antiguo de cinabrio, sulfuro rojo de mercurio -HgS-, en la Península Ibérica. Los pigmentos rojos cubrían parte de las paredes de la cámara (en los ortostatos aún hoy día vemos el color ocre en muchas de las paredes) y también en el suelo del dolmen. Rodríguez Bella y Morata Céspedes apuntan a que el cinabrio usado en Alberite procedería de una distancia mínima de 200 km. El uso del ocre fue una generalidad de muchos dólmenes del occidente peninsular pero aquí en Alberite se constata la datación más antigua de la Península Ibérica.

Tal y como ya hemos comentado, los dólmenes son monumentos funerarios colectivos realizados con grandes piedras colocadas verticalmente, llamadas ortostatos, sobre las que van otras horizontales, las cobijas, que forman la techumbre. Todo el conjunto va cubierto con un túmulo de tierra. Una grandiosa (y a la par que criticada) cúpula protege el dólmen de las inclemencias meteorológicas.

La orientación del dolmen no es cuestión baladí. Éste está orientando a oriente a fin de que los rayos del sol lo iluminaran al amanecer. En cambio en las ceremonias funerarias era necesario alumbrarse con pequeñas hogueras o antorchas. Las piedras que componen el dolmen son muy pesadas. Alguna cobija de la techumbre puede llegar a pesar 12 toneladas. Hoy reposan en el suelo junto al dolmen. Parece ser que extraían las piedras desde un cantera situado posiblemente en el cerro Pajarete (a 6 Km. de donde nos encontramos).

La disposición de los ortostatos no es casualidad. Existen algunos ortostatos dispuestos de forma perpendicular a las paredes creando una cámara y antecámara funeraria. En ésta última se encontraron restos de tres pequeñas hogueras que daban luz durante el ritual funerario. Aquí también se encontró la paleta de piedra con un machacador para preparar el ocre. Por otro lado en la cámara funeraria había huesos de dos personas adultas, un hombre y una mujer, el prisma de cristal de cuarzo, las cuentas de collar citados anteriormente y otros objetos como ídolos. Para José Ramos y Fransico Gile Pacheco encontrar estos objetos reflejan que se trataban de objetos de prestigio conseguidos a través de rutas de intercambio, cuyos propietarios constituían una élite que se beneficiaría de un cierto excedente de la producción: se rompe el equilibrio tribal igualitario de las sociedades prehistórica por uno donde existe una élite dominante (con más ganado y más trigo).

Pero lo más curioso (y divertido) de todo el conjunto es ir ortostato por ortostato descubriendo (o queriendo ver) símbolos grabados en el piedra. El ejemplo más claro son los soles pero también hay un guerrero, una luna…

En los tiempos que corren y a la vista de la situación actual del complejo, abandonado a su suerte, hubiera sido mejor eso de “desenterrar para luego volver a enterrar”. Las malas hierbas y el abandono general del complejo se apoderan poco a poco de Alberite. Es un reflejo fiel, ya no sólo de la incompetencia de las administraciones (a todos sus niveles) por no saber dar valor a nuestro patrimonio cultural sino también de nosotros mismos, los ciudadanos de a pie, que no damos el valor suficiente a lo que tenemos ni mostramos mayor interés por preservar lo que es de todos.

Texto e imágenes de José Manuel Oneto Mariscal

Para saber más:

Rio Alberite

Río Alberite.

Cortijo Alberite

Cortijo Alberite. Villamartín.

Conjunto Arqueológico Dolmen de Alberite

Dolmen de Alberite (vista exterior)

Dolmen de Alberite. Exterior.

Cúpula Dolmen de Alberite

Cúpula Dolmen de Alberite. Villamartín (Cádiz).

Cobija

Cobija. Dolmen de Alberite.

Dolmen de Alberite

Dolmen de Alberite.

Cobijas

Cobijas Dolmen de Alberite. Exterior.

Fósil sobre ortostato

Resto fósil marino sobre ortostato. Dolmen de Alberite.

Restos de ocre sobre ortostatos

Restos de ocre sobre ortostatos. Dolmen de Alberite.

Sol sobre ortostatos

Sol sobre ortostatos (2)

Grabado de un “Sol” sobre ortostatos. Existen varios este es uno de ello.

Restos de ocre sobre ortostatos

Restos de ocre sobre ortostatos

Restos de ocre sobre ortostatos.

Desde otro ángulo

El conjunto del Dolmen de Alberite visto desde la cabecera.

Cámara funeraria Dolmen de Alberite

Dolmen de Alberite, detalle de la “cámara funeraria”.

Ortostatos

Ortostatos Dolmen de Alberite.

Ocre sobre ortostatos

Ocre sobre ortostatos

Restos de ocre sobre ortostatos. Dolmen de Alberite.

Ortostatos

Detalles ortostatos de Alberite.

Vandalismo sobre ortostatos

Además de graffitis algunos ortostatos tienen restos de los trabajos de pinturas de la cúpula.

Vandalismo sobre ortostatos

Vandalismo. Graffitis sobre los ortostatos de Alberite.

¿Grabados?

¿Grabados?

Cobijas

Cobijas.

Anuncios

2 Respuestas a “Dolmen de Alberite (Villamartín)

  1. Que pena ver esos graffitis, que poca educación tiene nuestra sociedad.

    Muy bueno el artículo, iré a verlo en breve!

    Un saludo

    • Pues si Antonio tienes toda la razón. Te recomiendo que tras la visita te pases por el Museo de Cádiz en la Plaza de Mina para contemplar la vitrina con el ajuar funerario que aquí relatamos. Saludos. José Manuel.

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s