Acinipo


Hace cuestión de una semana estuve en el yacimiento arqueológico de Acinipo. Llevaba tiempo queriendo visitar su teatro y no me defraudó. Acinipo se emplaza en lo alto de un tipo de cerro plano que en geomorfología se denomina “mesa” y que generalmente cuenta con lados de acantilados abruptos. Su localización geográfica (situado próximo a los límites provinciales de Cádiz, Málaga y Sevilla) y la altitud sobre la que se asienta el yacimiento, a los 1000 m. aprox. convierten Acinipo en un verdadero mirador de la baja Andalucía.

Las primeras citas bibliográfica donde se nombra al yacimiento son de Ptolomeo y Plinio donde se vincula la ciudad de Acinipo a la Beturia Céltica. El texto dice así:  “Esta región desde el Betis -Guadalquivir- al Anas -Guadiana- se extiende fuera de lo antedicho, se llama Beturia que está dividida en dos partes y sus correspondientes gentes (…). Además de esto en la Céltica están Acinipo, Arunda -actual Ronda-, Arunci, Turobriga, Lastigi, Salpesa con Sepón, Serippo“. No será hasta el siglo XVI cuando comienzan a aparecer citas de la ciudad en tratados históricos donde se intenta localizar la ubicación de la ciudad con lugares concretos y relacionándola erróneamente con la Batalla de Munda -un enfrentamiento acaecido en la península ibérica en el transcurso de la II Guerra Civil de la República de Roma protagonizado por el enfrentamiento personal de Julio César con la facción de los pompeyanos-, relación que se mantendrá en los siglos siguientes. También se confunden con la primitiva Ronda, tal y como sostuvo D. Lorenzo de Padilla en el siglo XVI a la que identifica como Ronda la Vieja. No será hasta un siglo después cuando se inicia a identificarla, gracias a los descubrimiento de placas honoríficas a nombre de la antigua ciudad, como una de las ciudades que Plinio y Ptolomeo enumeran como parte de la Beturia Céltica.

Llegado a este punto, y más allá de las consideraciones científicas sobre su localización e identificación con las citas clásicas, a mí lo que me llevó a realizar más 100 Km. desde Cádiz hasta este hinóspito (y lejano) lugar fue su teatro. Si a uno se lo cuenta como yo estoy haciendo con vosotros -y además os enseño bonitas fotografías actuales del lugar- tal vez sintáis la curiosidad y el interés por visitarlo pero pensar por un momento que sólo contáis con la siguiente imagen de principios del siglo XX y ninguna otra referencia bibliográfica.  ¿No despierta vuestro interés por conocer dicho lugar?.

La imagen corresponde a un dibujo del teatro realizado por el Marqués de Valdeflores en el siglo XVIII.

Imagen 1. Vista del Teatro Romano de Acinipo. Fuente: Revista cultural Mundo Gráfico; nº 221, 19-Ene.-1916

Imagen 2. Vista del Teatro Romano de Acinipo tomada desde el frente de “la caveas en Ronda la Vieja. Fuente: Revista cultural Mundo Gráfico; nº 221, 19-Ene.-1916

Imagen 3. Desconozco la fecha en la que fue tomada dicha fotografía pero las diferencias con la imagen tomada en 1916 son de avanzado deterioro.

Otra imagen posterior a las de 1916 es la siguiente:

Imagen 4. Este era el estado del teatro en la década de los sesenta en los momentos previos a los primeros trabajos de restauración en la década de los 80 del siglo XX. Desde esta perspectiva podemos observar muy claramente el hyposcaenium (un espacio bajo la escena donde se alojaba gran parte de la maquinaria teatral). Fuente: Junta de Andalucía.

Planta del teatro romano de Acinipo. Fuente: Junta de Andalucía.

Nuestro amigo Jean Laurent también estuvo de visita por Ronda la Vieja aunque la única imagen que he localizado no aporta mucho más información más allá de presencia del genial fotógrafo en la zona a finales del siglo XIX.

Acinipo desde el objetivo de Jean Laurent (1816-1886). Archivo RUIZ VERNACCI. Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE). Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Os indico a continuación una breve descripción del teatro y de sus principales elementos. La primera descripción en mayor detalle del teatro se debe a Macario Fariña del Corral, a mediados del siglo XVII. Un siglo más tarde se produce un importante salto cualitativo en la información disponible sobre el edificio, cuando el Marqués de Valdeflores lo analice en sus Disertaciones, acompañadas de cuidados dibujos. Por último, entre los estudios y referencias del siglo XX cabe citar los trabajos de A. Madrid Muñoz y A. Palomeque. También R. Thouvenot, en su viaje por el sur peninsular, se acercó a la ciudad de Acinipo, dejando constancia de ello en su relato sobre la provincia romana de la Bética.

Las primeras excavaciones realizadas en el teatro de las que se tiene noticia son las de M. del Amo a fines de la década de los sesenta del siglo XX. A partir de ese momento se procedió a poner en marcha un proyecto de restauración encargado en 1980 al arquitecto Román Fernández-Baca. La solución adoptada para la consolidación del edificio escénico consistió en crear una serie de armaduras internas rellenas con mortero, abrazando el conjunto en la parte superior con un zuncho de hormigón (“Zuncho” según el DRAE: Refuerzo generalmente de acero, para juntar y atar elementos constructivos de un edificio en ruinas). Éste realiza una doble función: por una parte de contención  y por otra de identificación de la cota inferior intervenida a partir de la cual fue reintegrada la fábrica, siempre a partir de la evidencia gráfica existente de época histórica.

Gran parte de la estructura, no solamente el graderío, fue tallado en la roca natural. También otros elementos como la orchestra o los pasillos de acceso. El graderío o “cavea” donde se disponía el público estaba por tanto tallado en la roca y no presenta, en ninguno de sus tramos, sistemas subterráneos de distribución (como en la mayoría de los teatros romanos, véase el teatro romano de Cádiz)

En la “orchestra” tanto el pavimento como el parapeto que la separaba de la cavea se realizó en mármol rosado. Aún más significativo es el hecho de que sobre ellas -en el frente que se abría a la orchestra- se inscribió un epígrafe monumental (con letras de 15 cm de altura) que, a pesar de no haber podido ser reconstruido, es muy probable que recogiera la dedicación del edificio, al modo de lo documentado en los teatros de Italica (Santiponce; Sevilla) o Malaca (Málaga).

El edificio escénico se articula en dos muros rectos paralelos entre sí que se cierran en sus laterales; todo ello construido con sillares. En el interior de los dos primeros muros principales quedan definidos cuatro espacios, los denominados “choragia”, un espacio empleado para guardar los disfraces, mobiliario, decorados, etc.

Como en otros teatros, también aquí se organizarían en varias alturas, tal y como sugieren los vanos abiertos en altura en el muro. En éste último se abrían cinco puertas, de las que las tres centrales tenían su correspondencia en la “scaenae frons” delantera. Del frente escénico que se abría a la “cavea” (al graderío) no se conservan apenas datos sobre los elementos de su “columnatio” (conjunto de columnas dispuestas en dos o tres órdenes que formaban parte de la decoración de la escena) a excepción de un capitel corintio que apareció caído en los niveles de relleno del “hyposcaenium” (espacio inferior de la escena donde se alojaba gran parte de la maquinaria teatral). Entre las soluciones constructivas más significativas cabe destacar los cuidados sillares adovelados con los que se construyeron los dinteles de remate de los vanos.

Vista aérea de la Mesa de Ronda la Vieja. Al fondo las cumbres de Sierra Nevada. Fotografía: Junta de Andalucía. Consejería de Cultura. En esta imagen se aprecia claramente las características geomorfológicas (cerro plano y con acantilados laterales y basculamiento hacia un lado) de la mesa de Ronda la Vieja.

Y a continuación algunas imágenes de nuestro paso por Acinipo donde podemos observar los trabajos de restauración realizado a finales del siglo XX.

Acinipo.

La “cavea” y la “orchestra”. Acinipo.

“Cavea” de Acinipo

Detalle de unos de los muros. Al parecer el hueco corresponde a un mechinal (DRAE: agujero cuadrado que se deja en las paredes cuando se fabrica un edificio, para meter en él un palo horizontal del andamio) En este caso se colocaría en varios mechinales vigas de madera a fin de sustentar un piso superior.

Vistas del teatro de Acinipo desde la cavea.

Muro exterior próximo al acantilado.

En primer plano a la derecha una estructura metálica a modo de “scaena” o escena; lugar donde se realizaba las representaciones teatrales realizado en madera. Debajo se encuentra el “hyposcaenivm” un espacio donde se alojaba gran parte de la maquinaria teatral.

Detalle de la piedra de clavede uno de los vanos del teatro de Acinipo.

Detalles obra de restauración y conservación.

Vano central teatro de Acinipo.


Acinipo.

Vista aérea del teatro romano de Acinipo. Junta de Andalucía.

Anuncios

10 Respuestas a “Acinipo

  1. Muy bonito. Estupenda labor la que realizais con vuestra información que nos anima y ayuda a conocer sitios interesantes. Gracias.

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s