Senderismo: la presa de Montejaque


La presa de Montejaque bien podría ser el paradigma de un despropósito que llevó en la década de los años 20 a construir presas en zonas donde por las características propias del terreno -generalmente en zonas de roca caliza- se constituyeron como obras inútiles donde se gastó ingestas cantidades de dinero en infraestructuras que no sirvieron para nada. ¡Qué me suena esta cantinela!

La responsable de tal magnánimo error fue la Compañía Sevillana de Electricidad, empresa española fundada en 1894 y que en 2002 dejó de existir al integrarse en el accionariado de Endesa. La empresa era consciente de las características del terreno ya que visitó la presa de Camarasa, en el pirineo catalán, construida con éxito en un entorno geomorfológico similar.

En Montejaque trataron de poner en práctica las soluciones puesta en marcha en Camarasa pero el fracaso fue absoluto y las filtraciones de agua continuas. La presa alcanzó una altura sobre el cauce de 74 metros y se construyó con forma de bóveda. Este tipo de presas muestra una convexidad orientada hacia el embalse con objeto de distribuir la carga por toda la capacidad de la presa hacia los extremos. Se convertiría en la presa de tipo bóveda más grande de Europa en la década de 1920.

Puente de madera construido por los obreros de la presa de Montejaque a finales de la década de 1920 en el interior del Sistema Hundidero-Gato. Imagen. Aguilera del Grupo de Investigaciones Espeleológicas de Jerez.

A tal despropósito hubo de sumarle que durante un corto periodo de tiempo la presa se vio desbordada hasta en 2 ocasiones. Una vez terminada se observó que el agua embalsada se filtraba y la presa quedaba seca en 2 meses. A partir de entonces se inició una serie de trabajos para sellar las grietas del vaso del embalse, trabajo arduo e infructuoso. Observaron que parte del agua aparecía por la boca de la cueva del Gato así que la empresa optó por mandar a 10 obreros a recorrer de extremo a extremo el sistema Hundidero-Gato a taponar grietas. En el mes de agosto de 1929 el grupo de obreros recorre la cavidad de boca a boca y construyen un complejo sistema de puentes y pasarelas para poder trabajar fácilmente que aún hoy día se pueden observar en algunas partes de la cueva. Sin proponérselos fueron los pioneros en realizar la travesía Hundidero-Gato. Por supuesto que el trabajo fue inútil ya que el agua cuando se encontró con sus vias naturales taponadas, como consecuencia de la presión, buscó zonas débiles en la roca y volvió a filtrarse y correr alegremente por otros lugares. La empresa seguió erre que erre un par de años más tratando de conservar el agua… pero la guerra civil y la posterior crisis económica hará, que en 1944, se abandone el proyecto definitivamente.

La figura del bandolero resurge con fuerza después de la Guerra de Independencia. La mayoría son antiguos guerrilleros que participaron de la guerra y que no fueron admitidos en el ejército al finalizar la contienda.

Iniciamos la ruta en la zona de los Terrazgos próximo al puerto de los Alamillos (Grazalema) donde nos cruzaremos con la Cañada Real de Campobuche. Dicho camino rural lo vamos a recorrer en todo su trazado siguiendo en todo momento el margen derecho del Arroyo de Campobuche o Guadarés. A mitad de camino, ya en la provincia de Málaga, nos encontramos con un precioso puente sobre el Guadarés de origen tal vez romano donde sucedió un acontecimiento bélico muy recordado por los montejaqueños conocido como la Batalla de La Puente. Retrocedemos en el tiempo hasta el año 1810. Napoleón tiene retenido en Bayona a Fernando VII, rey de España, y se dispone a ocupar la totalidad de la península ibérica. En las sierras del Sur a falta de un ejército que responda a las tropas de napoleón se han hecho fuerte los guerrilleros. Aquí en Montejaque y concretamente en el entorno de este puente tendrá lugar un enfrentamiento donde el guerrillero, José de Aguilar, al mando de unos 250 hombres de Montejaque y otras localidades serranas logró la victoria frente a las tropas francesas.

Distancia: 25,3 Km (i/v).
Dificultad: Baja-media.
Duración: 7,46 horas.
De interés: Puente sobre el Guadarés y presa de Montejaque.
Permisos: No.
Modalidad: Lineal.
A tener en cuenta: El acceso a la presa se realiza por una camino no habilitado. Tomar precauciones.

Gundarés

Cañada Real de Campobuche. Arroyo de Campobuche o Guadarés.

Gundarés

Gundarés

Presa del Gundarés

Presa del Gundarés

Arroyo de Campobuche o Guadarés.

Puente sobre el río Gundarés

Puente sobre el río Gundarés

Puente sobre el río Gundarés

Puente sobre el arroyo Guadarés o Guaduares según el Centro de Estudios Hidrográfico.

Cortijo de los Calabazales

Cortijo de las Calabazales. Cañada Real de Campobuche.

Cañada Real de Campobuche

Cañada Real de Campobuche. Al fondo el cerro de Tavizna donde se sitúa el embalse abandonado de Montejaque.

Cantera del Cerro Hacho a los pies del embalse

Cantera del Hacho de Montejaque junto a la Cañada Real de Campobuche.

Presa de Montejaque

Presa de Montejaque

Caminando hacia el embalse abandonado de Montejaque.

Presa de Montejaque

Cerro Hacho. A sus pies la cantera.

Presa de Montejaque

Infraestructuras embalse abandonado de Montejaque. En la imagen podemos observar en las paredes algunas estructuras escalonadas a los pies del cerro de Tavizna a modo de enfoscado.

Presa de Montejaque

Presa de Montejaque

Presa de Montejaque

Presa de Montejaque

Embalse de Montejaque

Este tipo de enfoscado de las paredes corresponde a los trabajos de impermeabilización del vaso de la presa ya que al situarse en una zona de roca caliza porosa el agua se filtraba.

Embalse de Montejaque

Una angarilla a los pies de la presa de Montejaque.

Presa de Montejaque

Aliviadero presa de Montejaque

Embalse de Montejaque

Embalse de Montejaque

Presa de Montejaque

Presa de Montejaque.

Presa de Montejaque

Presa de Montejaque

Presa de Montejaque

Presa de Montejaque.

Perfil ruta Campobuche-Presa de Montejaque

Campobuche-Presa de Montejaque.

Anuncios

11 Respuestas a “Senderismo: la presa de Montejaque

  1. Un saludo. ¿conoces las instalaciones que se llevaron a cabo en el interior de la sima?
    Yo estuve hace tiempo, unos 12 años, y los restos de aquel intento de sellado, estaban abandonados a su suerte en lo más profundo de la tierra. La sima es preciosa, con espeleotemas muy interesantes. Es un recorrido muy fácil, entrando por Hundidero y saliendo por Gato, apenas se tardan 6 horas… de total oscuridad y aislamiento… mereció la pena. Se deterioró bastante algunas formaciones con la “obra”, pero bueno… de nada sirve lamentarse, ahora bien, la empresa que ejecutó la obra, debería haber dejado aquello como lo encontró… hasta había cuadros eléctricos, cables, pasarelas rotas… es incluso peligroso para caminar o nadar por allí dentro.
    En la presa fantasma, estuvimos un amigo y yo instalando unas lineas de rapel, para poder bajar… mereció la pena el trabajo… y allí queda, para quien lo quiera utilizar… no es peligroso.
    Un saludo desde Puerto Real. Fran.

    • Hola Ergaste,
      que vá… no he tenido oportunidad de hacer Hundidero-Gato… pero ya me gustaría. Desde que me informé del sellado de la sima y de toda la infraestructura que queda ahí dentro tengo ganas de hacerla aunque le tengo mucho respecto porque sería la primera vez. Desgraciadamente en internet hay poca información gráfica del sellado dentro de Hundidero-Gato y tampoco he localizado muchas fotografías de las pasarelas y otras obras que mencionas en tu comentario. A ver si alguien se anima y lo comparte con nosotros. Un saludo.

      • Pues lo siento, pero de aquella no tengo foto ninguna. Era la época de la reflex de carretes, y no pensaba meter mi Canon en el agua y el barro (hubiese sido su entierro seguro). Si tuviese algo, te lo mandaba.
        Es cierto que el paso por la cueva, deteriora mucho, ya que hay que tocar algunas zonas que tardan años en formarse, y tu en seguntos las destruyes, pero bueno, es la única manera de disfrutar del interior. Hay una poza alucinante, pues el nivel del agua es tan constante (hablamos de geología… muchísimos años) que en el borde se va creando como una costra en forma de cornisa, que incluso pasamos por ella, pisándola, claro, cosa que la estropea, pero es que por esa poza hay que pasar.
        Tambien hay que estar mucho rato nadando en el río subterraneo, y el agua está muy fría. Hay otra zona, con mucha corriente de aire, en la que te hundes en el barro y hay que pasarla arrastrando porque en pie es imposible… luego toca guarrear la poza siguiente con todo el barro que se te ha pegado.
        No lo volví a repetir, pero mereció la pena. Ya digo, hace varios años y lo recuerdo perfectamente.
        Saludos desde Puerto Real. Fran. Gracias por tu trabajo.

  2. Me encanta el rato que paso leyendo y disfrutando las crónicas de vuestras rutas. Me sirven de ayuda para planear mis paseos (más modestos siempre). Por cierto , si lleváis gps, ¿podrías colocarnos los archivos con las rutas? Así luego podríamos “seguir vuestros pasos”. Sí, ya sé, un poco abusón pero a veces me da miedo despistarme y me freno. Gracias por compartir vuestros paseos y enseñarnos tantas cosas.

  3. Resulta increible que intentaran tapar los huecos dentro de Hundidero-Gato. ¿Que lumbrera tuvo esa ocurrencia? ¿sería desterrado por el tío paco?

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s