“Las Aguzaderas” de El Coronil


Castillo de las Aguzaderas; El Coronil. José Manuel Oneto Mariscal | © dRuta.wordpress.com | 23/2/2012

Imagen superior: Castillo de las Aguzaderas; El Coronil. José María González-Nandín y Paúl | © Universidad de Sevilla. |6/7/1941
Imagen inferior: Castillo de las Aguzaderas; El Coronil. José Manuel Oneto Mariscal | © dRuta.wordpress.com | 23/2/2012 

La “banda morisca”.

En esta ocasión como hace ya una semanas cuando nos trasladamos a Montellano para visitar la Sierra de San Pablo y el Castillo de Cote, volvemos a la provincia de Sevilla para recorrer las cañadas y vías pecuarias de la llamada “banda morisca”, un territorio fronterizo situado entre el reino nazarí de Granada y las últimas tierras integradas en la Corona de Castilla.

La banda morisca abarcaba un amplio territorio geográfico, desde el Estrecho de Gibraltar hasta Murcia, y encontró ciertos cauces de estabilización que permitió fijar la frontera entre ambos reinos durante al menos dos siglos hasta el inicio de la Guerra de Granada. De aquella antigua frontera nazarí todavía conservamos en nuestra toponimia actual reminiscencia de aquellos siglos a través del nombre de muchas localidades que incluyen la locución “de la Frontera”: Arcos de la Frontera, Castellar de la Frontera, Chiclana de la Frontera, Conil de la Frontera, Jerez de la Frontera, Jimena de la Frontera y Vejer de la Frontera; en la provincia de Málaga, Cortes de la Frontera; en la provincia de Córdoba, Aguilar de la Frontera y en la provincia de Sevilla, Morón de la Frontera.

Reino de Granada

En color verde claro el territorio ganado por Castilla al reino de Granada entre 1292 y 1462. Wikipedia.

José de las Cuevas Velázquez Gaztelu (izq.) Imagen: Diario de Jerez.

Es aquí en la provincia de Sevilla donde iniciamos nuestra ruta de hoy, pero no en Morón de la Frontera que visitaremos en otro momento sino, en El Coronil con la intención de realizar una ruta de senderismo por sus inmediaciones y visitar un lugar único en Andalucía: el Castillo de las Aguzaderas. Mis guías en el castillo serán José de las Cuevas Velázquez-Gaztelu (1918-1992), escritor y periodista, nacido en Madrid, pero arcense de adopción, y José Garrido y Ruiz, autor del primero libro sobre la historia de El Coronil, publicado en 1894. Aunque la publicación de José de las Cuevas data de 1956, nada o muy poco ha cambiado en el Castillo de las Aguzaderas. Veamos.

El castillo de las Aguzaderas.

Castillo de las Aguzaderas

Castillo de las Aguzaderas. Al fondo la Sierra de Montellano y el cerro del castillo de Cote.

José de las Cuevas inicia su relato significando la singularidad del Castillo de las Aguzaderas: “No creo existan muchos castillos como el de “Las Aguzaderas”, metido en la hondonada de un olivar llano como la palma de la mano. Si acaso los castillo de Navarra, entre viñas forestales, o los de Guipúzcoa, mestizos de masía y fortaleza, con sus balcones, sus jardines, sus palmeras de madera oscura”.

Fuente de las Aguzaderas en la década de 1990 (P. A. Cantero). Fuente: Conoce tus fuentes.

En efecto, una de las principales características de este castillo y que lo diferencia del resto es su localización en una hondonada. No obstante se cree que originalmente no había un castillo sino una torre, posiblemente de origen musulmán  y cuyo objetivo era defender la denominada: Fuente de las Aguzaderas, de ahí su extraña ubicación en una depresión del terreno, y no en un altozano, como es lo habitual en las fortalezas.

Fuente y castillo de las Aguzaderas; El Coronil. José María González-Nandín y Paúl | © Universidad de Sevilla.

La construcción del castillo debemos situarlo a mediados del siglo XIV, entre 1348 y 1355, cuando el Cabildo de la Catedral de Sevilla realiza importantes obras en el ya denominado castillo de las Aguzaderas. Las aguas de esta fuente, hoy seca, dieron abastecimiento a una serie de huertas y caseríos próximos al castillo que hoy en día se surten de pozos.

“En cada una había 20 o 30 hombres de pelo en pecho, vigilantes del paso enemigo. En “Las Aguzaderas”, en cambio había una verdadera guarnición: 500 hombres caben en el patio de armas”.

José de las Cuevas, a mediados del siglo XX apunta a que “el misterio se explica porque Las Aguzaderas era la retaguardia táctica de una serie de torres solitarias y encaramadas sobre riscos, que todavía podemos ver alrededor del castillo, lejanísimas:  El Boliu, que hoy llaman El Bollo, El Águila, Lopera, Cote, Matrera y las Torres de Alocaz”. Estas torres o castillos se situaban generalmente en lugares elevados sobre colinas para servir de atalayas y de refugios de la población. Así, observamos fácilmente al sur dos de éstas torres: la torre de Lopera en el término municipal de Utrera y la torre del Bollo.

Castillo de las Aguzaderas

Ministerio de Cultura. Dirección General de Patrimonio Histórico. Monumento en restauración.

Al llegar a la Fuente de las Aguzaderas, lo primero que haremos será alzar la vista hacia la imponente muralla de las Aguzaderas. Una vieja inscripción de madera nos llamará la atención: “Ministerio de Cultura. Dirección General Patrimonio Artístico. Monumento en restauración”. Lo segundo donde fijaremos la mirada será en la base pétrea sobre la que se asienta la fortaleza. No es un elemento más. La tradición -contrastada posteriormente por excavaciones- cuenta que los jabalíes de la zona “aguzaban” sus colmillos en esta roca. A ese lugar donde los jabalíes suelen acudir a hozar y a aguzar los colmillos se conoce como: aguzadera. José de las Cuevas añade: “es curioso que en las excavaciones de la estación neolítica, al pie del castillo, lo primero que surgiera fueran collares de colmillos de jabalí y conchas perforadas“.

Castillo de las Aguzaderas. Al lugar donde los jabalíes acudían para afilarse sus colmillos se conoce como el nombre de “aguzadera”. La tradición cuenta que en las roca que sirve de base a esta fortaleza era habitual ver jabalíes aguzando sus colmillos.

Las primeras excavaciones científicas parece que tuvo lugar en 1888, así se recoge en actas de la Sociedad Española de Historia Natural de 1889. Dirigió la excavación D. Feliciano Candáu Pizarro, arqueólogo natural de Puerto Serrano, que en relación a dicha excavación afirma: “Bastantes restos humanos han sido extraídos de las excavaciones, más por desgracia ningún cráneo completo hemos podido obtener, siendo esto tanto más de lamentar, cuanto que solamente en este hallazgo habría fundamentarse el conocimiento que pudiéramos tener de la raza a que pertenecían los primitivos pobladores de la comarca”. Y completa la narración con un “fotograbado” de huesos de un frontal, una mandíbula y una tibia que no llega a dibujar. Y añade: “se trata de una necrópolis, y la naturaleza de los objetos encontrados indican que la edad a que pertenecen es a la del bronce, probablemente en sus comienzos, dada la abundancia de instrumentos neolíticos (…) creemos que no cabe atribuir a otra raza que a la de Cro-Magnon la construcción de esta necrópolis, fundándose este juicio en los caracteres de los huesos encontrados, y principalmente en la forma (…) de las tibias”.

churriana_aguzadera_arroyo_castillo

Cartografía © Instituto Geográfico Nacional de España. Vereda de Churriana | Arroyo de las Aguzaderas | Castillo de las Aguzaderas.

Estela decorada. Museo Arqueológico de Sevilla

Estela decorada. Museo Arqueológico de Sevilla. Manuel Camacho Moreno. CERES. Colecciones en red. 

Llegados a este punto nos encontramos ante un castillo que antes de ser una fortaleza fue muchas otras cosas, entre ellas una necrópolis de la Edad de Bronce.  Muy cerca aquí, en la Vereda de Churriana, junto al arroyo de las Aguzaderas, se descubre una gran roca o estela decorada con un grabado esquemático de figura masculina portando casco con cuernos. Lo fortuito de su hallazgo impide contextualizar arqueológicamente la pieza. Los investigadores sugieren que podría tratarse de un marcador de territorio o tal vez, a elementos de carácter funerario (Izquierdo y López, 1998: 179), de entre los siglos X-VII a.C. (Bronce Final-Tartessos). No obstante, sea como sea, y tenga o no conexión con Las Aguzaderas, ésta pieza, como los restos de huesos descubiertos por D. Feliciano Candáu, y que actualmente duermen en los fondos arqueológicos de la Universidad de Sevilla vienen a demostrar que la ocupación humana en Las Aguzaderas viene de lejos.

Sepulcro de Per Afán de Ribera “El Viejo”. Panteón de la Casa de Alcalá (Monasterio de la Cartuja de Santa María de las Cuevas). ca 1531. Fundación Casa Ducal de Medinaceli.

Volvemos a mediados del siglo XIV d.C. El castillo de las Aguzaderas, cuyo señorío y jurisdicción pertenecen al arzobispo y cabildo catedralicio de la ciudad de Sevilla es trocado a cambio de 6.000 maravedises anuales por el rey Juan IPer Afán de Ribera “El Viejo”, I Adelantado Mayor de Andalucía, arguyendo que, por ser lugar “frontero”, Per Afán era la persona más idónea para defenderlo de los musulmanes.

Y comienza así la truculenta e interesante historia dinástica de las Aguzaderas, donde el castillo junto a otras propiedades como los municipios de Bornos o Espera, son heredados de padres a hijos por testamentos. Así llegamos a relacionar el castillo de las Aguzaderas con las principales casas nobiliarias andaluzas: la Casa de Alcalá y la Casa de Medinaceli.

Por Garrido, conocemos el nombre de la única persona enterrada en el patio de armas de “Las Aguzaderas”

Con los Medinaceli en el castillo de las Aguzaderas desde mediados del siglo XVII, el duque reinante de la fortaleza concluye una nueva reparación meses antes de la invasión napoleónica (s.XIX), esa misma que llegó a incendiar la vecina Montellano. Según nos cuenta José de las Cuevas, “la casa ducal de Medinaceli no es afrancesada, y un decreto Imperial prohíbe intervención de los duques en asuntos oficiales y de justicia en sus Estados. Los duques pierden pues, el gobierno de El Coronil, -y por tanto de Las Aguzaderas-, y comienza un famoso período en la historia coronileña: los “duquistas” -partidario del Duque- y los “separatistas” -partidarios de repartirse las tierras y posesiones del Duque-. Hoy, el Castillo de las Aguzaderas pertenece al municipio de El Coronil.

per_afan_de_ribera_elviejo_aguzaderas

Ficha online de Per Afán de Ribera “El viejo”. Fundación Casa Ducal Medinaceli. Como aparece señalado en esta ficha de datos de la Fundación Casa Ducal Medinaceli, Per Afán de Ribera “El viejo”, recibió el título de Señor de Las Aguzaderas (1380-1423). Posteriormente su hijo, Diego, y su nieto, Per Afán de Ribera heredaron su título. 

Los fantasmas de Las Aguzaderas.

Dicen que todo castillo tiene un fantasma, y éste de Las Aguzaderas no iba a ser menos. En el panel informativo, en la puerta de acceso al castillo, se habla de una leyenda, la de “la sombra del guerrero”, donde se cuenta que a media noche puede verse la sombra de un guerrero haciendo la ronda por el adarve, aguardando eternamente el retorno de una amor perdido para siempre. Pero José Garrido, cronista de El Coronil, le cuenta a José de las Cuevas, la historia de “otro” fantasma. De las Cuevas dice así: “Por Garrido, conocemos el nombre de la única persona enterrada en el patio de armas de “Las Aguzaderas”. Es una mujer y se llama María Rodríguez. Cuando las fiebres pestilentes de 1800, María Rodríguez vive en “Las Aguzaderas”. ¿Qué hace allí?¿Ha sido encerrada allí por enferma?. La cosa es que está enterrada en el ruedo del castillo, y que, por lo tanto, si “Las Aguzaderas” tienen un fantasma, el fantasma es el de una mujer, y casi reciente“.

“La torre del Homenaje resiste con sus muros de dos metros de espesor perfectamente trabajados, los sillares marcados por los signos de los canteros”

La Torre del Homenaje del Castillo de las Aguzaderas

La Torre del Homenaje del Castillo de las Aguzaderas.

De las Cuevas concluye su relato transmitiendo su pesar por el estado de conservación de Las Aguzaderas a mediados del siglo XX: “el patio de armas está sucio, abandonado (…) es una pena, que estas torres, estos castillos andaluces, desmorándose en la época del cemento y la viga de hierro”.  Y a su vez sugiere que: “Las Aguzaderas, está muy cerca de las grandes vías, tiene aún buena planta, y, en otra parte donde nos interesáramos más por estas cosas, ¡ay! sería semillero de turistas con “kodak”. Y termina: “hoy, ya os lo digo, dos vacas y un burro nos miran entrar, con aire aburrido, y en las grietas de las torres se agarra el feroz alcaparrón que es como la hiedra de Andalucía”. Hoy, a principios del s. XXI, la imagen no es muy diferente, pero 60 años después la visita sigue mereciendo la pena. Ya no hay burros, ni vacas, pero si algunos guiris -alemanes- y nosotros. Y no llevamos “kodak” sino cámaras digitales. No lo duden. Acérquense a Las Aguzaderas.

???????????????????????????????

Anuncios

11 Respuestas a ““Las Aguzaderas” de El Coronil

  1. Lo primero Hola…me a gustado este tema…pero falta una torre..la que esta dentro del casco urbano…y que es la de la iglesia…que tuve suerte de restaurar..en cuyas paredes estan grabadas en Arabe con simbolos de arriba a abajo…menos unos 2 metros de la parte mas cercana a las campanas que aparecen palabras en latin’ del cual tuve que pintarlas para resaltarlas por peticion’ del cura(joakin) en su momento…aun’ se pueden leer….entre esta y la torre del Aguila,Cote,Lopera,Matrera,Alocaz,Bollo tenian a vista toda la periferia….por cierto…hay otro lugar de donde sacaron las piedras que levantaron la giralda,torre del Oro y la mayoria de castillos y torres de la comarca…y esta muy cerca de las Aguzaderas…a eso de 4 o’ 5 kilometros direccion montellano…conocido por aqui como el Molino Pintao(a la izkierda) y los Tajos de Mogarejo(derexa) cuyas canteras suelo usarlas para Escalar…un rincon’ escondido, hay encontraras fauna de todo tipo(aves,mamiferos,reptiles) y lo mas vistoso es su puente,habia dos pero el que estaba al lado del puente de la carretera se vino abajo…por abandono,el agua la habra’ tapado…bueno…eso és todo.xao

      • Un momento…habeis estado este domingo en los Tajos?…si es asin nos hemos cruzado…yo saliendo

      • Hola John,
        Antes que nada gracias por su comentario. Recibir un comentario siempre es de agradecer pero cuando escriben personas que tienen una relación directa o indirecta, bien sea a modo personal (vivió en tal sitio…) o por motivos laborales (como es su caso) sobre algo que escribí en este blog se agradece mucho más. Los Tajos no los conozco personalmente pero desde que conocí las Aguzaderas tengo pendiente visitarlo. Espero que sea este año… el día que me anime, si usted lo desea, puede acompañarme. Un saludo.

    • Es impresionante este castillo, magnífico el blog, pero impresionante también cómo escribe este escritor de Arcos de la Frontera. ¡Vaya un pedazo de articulista! José y Jesus de las Cuevas escribieron una serie de monografias sobre numerosos pueblos de la Sierra de Cadiz – el nombre de “RUTA DE LOS PUEBLOS BLANCOS” es de ellos -, editadas en los años 60 del pasado siglo por la Diputación de Cádiz y que son difícilísismas de conseguir, como no sea en una librería de viejo. Vale la pena leerlas y se las recomiendo a los seguidores de este blog. En serio. Hay tambien por ahí un articulo sobre Los Molares y su castillo, publicado en ABC, de este PEDAZO de escritor andaluz.

      • Hola Pepe,

        Gracias por tu comentario. Voy a buscar esa serie monográfica sobre la “Ruta de los pueblos blanco”. Seguro que es una lectura muy recomendada e interesante. No había leído nada de De las Cuevas hasta que dí con éste y otros artículos que publicaron en ABC… y fue todo un descubrimiento. Será un buen ejercicio de retrospectiva. Un saludo.

  2. @dCaminada, @Gómez Dorado Raúl, @Juan Luis, @ oscarderuta Gracias por vuestros comentario. Gusta saber que alguien lee lo que pesadamente cuesta redactar sobre todo cuando la información del sitio es más bien escasa o muy repetitiva, e intento escribir algo diferente. ¡Gracias por ser fieles seguidores! Hasta hace relativamente poco tiempo -meses- no conocía absolutamente nada más arriba de Puerto Serrano y ahora me tengo que esperar un par de semanas para no repetir destinos. Habitualmente tiramos para la Sierra o El Estrecho pero a partir de ahora miro el sur de la provincia de Sevilla para descubrir nuevos sitios, lugares e historia. Y aquí estaré para contarlo. Saludos a todos.

  3. Enhorabuena Oneto; cada vez que cuelgas algo es para descubrirme sitios cercanos y todos interesantísimos. Seguir sus artículos es un verdadero placer, gracias por compartir fotos e información.

  4. Un castillo como debe ser, con sus historias y fantasmas. Pero este es muy original dada su ubicación. Comparto también la opinión pesarosa de De las Cuevas, y me acuerdo de la torre atalaya de la Torrejosa, en Facinas. Me gusta el término este de banda morica, no lo conocía. Enhorabuena Oneto por conquistar este castillo para tu blog con tu afilada “Kodak”.

Introduce tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s